Por primera vez en la historia, la legendaria ganadería de Miura lidiaba dos novillos en la localidad turolense de Cella, en un desafío con Daniel Ramos. En el cartel el aragonés Jorge Isiegas y el galo Adrien Salenc. Mientras que el tercer novillo de la tarde, de la ganadería El Quintanar, sería para el rejoneador Sebastián Fernández.

El novillero zaragozano Jorge Isiegas, venía con la vitola de ser el máximo triunfador del Certamen Examen Hacia el Triunfo el pasado año. Estuvo muy firme con su primer novillo de Miura, que desarrolló mucho sentido a partir de la segunda tanda, llegando a voltearlo sin consecuencias aparentes. Lo intentó Isiegas por ambos pitones, queriendo alargar la embestida de un novillo que reponía con mucha violencia. Falló con los aceros y dio una vuelta al ruedo. Al cuarto de la tarde, de Daniel Ramos, lo llevó toreado hasta los medios por chicuelinas y verónicas, para rematar con una bonita media. Hizo una buena pelea en el caballo el del hierro castellonense. El comienzo de muleta fue en el tercio para mostrarle el camino al novillo, al que en las posteriores tandas consiguió llevarlo muy largo y templado por los dos pitones, aunque le faltó algo de mano baja para ganar en profundidad. Acortó distancias el zaragozano, luchando para que el toro no se apagase antes de tiempo, pero poco más pudo sacarle. Cayó atravesada la espada, y tuvo que utilizar el descabello hasta en dos ocasiones. Palmas para Jorge Isiegas, tras leve petición.

El segundo de la tarde, del hierro de Daniel Ramos tuvo que ser devuelto, tras mostrar una evidente descoordinación, y partirse un pitón al golpear en un burladero. En su lugar saltó al ruedo un sobrero de Los Maños, al que saludó de manera vistosa y eficaz el novillero francés. En la muleta tuvo poca fijeza el santacoloma. La faena estuvo prácticamente basada en la mano derecha, con la que Adrien consiguió sacar algún muletazo meritorio. Lo intentó con mucho oficio por el pitón izquierdo el francés, aunque por ahí tenía menos recorrido. Se apagó pronto el novillo, y mató de una estocada trasera. Primera oreja del festejo para el francés. Más justo de presentación, aunque en tipo miureño, estuvo el que cerraba la tarde. Muy variado con el capote estuvo el joven francés, y arrancó la faena de muleta de rodillas en el tercio. Ya en los medios, se puso a torear con la derecha alargando el recorrido y haciendo bien las cosas. Aguantó las miradas de su oponente y continuó toreando con firmeza. Pinchó en una ocasión, y mató a la segunda tras una gran estocada, lo que le sirvió para cortar su segunda oreja.

Sebastián Fernández paró con la garrocha de salida al novillo de El Quintanar. Supo lucir en todos los tercios a su preciosa cuadra de caballos, destacando dos impresionantes pares al quiebro. Ya con el novillo entregado en los medios, puso dos banderillas cortas y escuchó un aviso antes de coger el rejón de muerte, que le cayó defectuoso hasta en dos ocasiones. Tardó en doblar el de El Quintanar, lo que le privó de pasear un trofeo que el público pidió de manera incomprensible. La empresa Tauroemoción y la Comisión de Fiestas de Cella tuvieron el detalle de regalar el sobrero al rejoneador, al que recibió al ritmo de la «jotica de los toros». Le costó fijarse al novillo, pero consiguió finalmente meterlo en el aro y poner tanto las banderillas largas como las cortas, con lucimiento y ajuste. Pinchó en repetidas ocasiones, y tras dos avisos escuchó palmas.

Plaza de toros de Cella. Segunda novillada mixta del VII Certamen Examen Hacia el Triunfo. Más de tres cuartos de entrada. Novillos de Miura y Daniel Ramos. Y un novillo de El Quintanar para rejones.

Jorge Isiegas: vuelta al ruedo tras aviso y palmas.
Adrien Salenc: oreja y oreja
Sebastián Fernández: vuelta al ruedo tras dos avisos y palmas.