El certamen de novilladas «Alfarero de oro» que se celebra en Villaseca de la Sagra, es sin duda uno de los mas destacados, junto a la «Feria del arroz» que se celebra durante estos días también en Calasparra.

En la localidad toledana se dan cita las promesas del panorama taurino actual en una serie de cinco festejos que arrancaba esta tarde y llegará su fin el próximo lunes. En el cartel de esta tarde hacían el paseíllo Fernando Flores, Maxime Solera y Cristobal Reyes.

«Cantinillo», un peligroso novillo de Dolores Aguirre abría plaza. No ha podido hacer nada Fernando Flores en su debut, ya que el astado le ha complicado la lidia con peligrosas embestidas, e incluso a la hora de entrar a matar, haciendo que el extremeño pinchara hasta en cuatro ocasiones.

El novillero francés Maxime Solera comenzaba con fuerza su faena, logrando varias tandas importantes a un novillo duro que ha ido de más a menos, tendiendo a irse a tablas. Estocada baja tras un primer pinchazo.

El tercero de la tarde era para Cristóbal Reyes, quién brindaba su faena a «El Chano». Comenzaba por el pitón izquierdo, poniendo mucha voluntad y arrancando los primeros aplausos del público. El jerezano ligaba varias tandas muy intensas por el pitón derecho, llevando siempre al novillo a su terreno. Estocada baja y trasera.

Abría Fernando Flores por el pitón derecho en su segundo, aguantando las embestidas, muy bruscas y cambiantes, del de Dolores Aguirre. Un astado que cabeceaba y se cruzaba entrañando cierto peligro. No tenía otra que coger el acero tan pronto como pudo para deshacerse de su rival, al que propiciaba varios pinchazos.

Novillo manso y soso el que tocaba en suerte a Maxime Solera, pero que poco a poco se ha acoplado a la muleta y se ha dejado pegar varias tandas de calidad por ambos pitones, dando lugar a la faena más completa y compacta de la tarde. Con la mano izquierda entraba a matar el francés, que recibía el aplauso del público.

«Burgalés» era el último novillo que se lidiaba en Villaseca de la Sagra, y que correspondía a Cristóbal Reyes. El jerezano ha comenzado su faena provocando pases largos que obligaban a embestir al novillo, que ha sido el mejor de la tarde. Se ha visto una faena con técnica y torería, que quitaba el mal sabor de los toros anteriores. Dispuesto, con desplantes y ejerciendo poder, así ha estado Reyes, que perdía el trofeo con la espada.

Como resumen de la tarde, se ha conjugado la dureza de la corrida de Dolores Aguirre con la falta de bagaje de los novilleros, dando lugar a un festejo deslucido y decepcionante en el que ninguno de los jóvenes que conformaban el cartel ha tocado pelo, aunque han intentado en todo momento poner todo de su parte y dar buenas sensaciones en este escaparate tan importante para los ellos como es el Certamen «El alfarero de oro».