Tarde entretenida la vivida en la localidad sevillana de Utrera. Tanto Hermoso de Mendoza, como Pablo Aguado y Rafa Serna, que sustituía al lesionado Cayetano, consiguieron salir a hombros del coso. 

A destacar la maestría de Pablo Hermoso de Mendoza, la torería y empaque de Pablo Aguado y la disposición y raza de Rafa Serna. En cuanto al ganado, tanto los de Fermín Bohórquez para rejones como los de Luis Algarra para el toreo a pie se dejaron, sobresaliendo el quinto de la tarde que fue premiado con la vuelta al ruedo.

Al primer toro del festejo lo recibió Hermoso de Mendoza sobre ‘Alquimista’. El de Fermín Bohórquez salió con pies y se enceló con el caballo. El rejoneador navarro lo paró con maestría y plasticidad. Para las banderillas escogió a ‘Merlín’ con el que hizo las delicias del público. Toreo a dos pistas, quiebros ajustados aprovechando las querencias del toro y temple con la grupa. El toro fue perdiendo gas. Después montó a ‘Ícaro’ demostrando la elasticidad impresionante de este equino y pisando las cercanías del toro. Finalizó su actuación a lomos de ‘Bacano’ poniendo tres banderillas cortas de mérito ya que el toro se paró y se defendía tirando gañafones. El rejón de fuerte fue muy efectivo tras una colocación trasera y algo desprendido. 2 orejas.

Pablo Aguado recibió al primero de lidia a pie por verónicas . Fueron templadas, barrocas y siempre ganándole terreno. El de Algarra embistió con franqueza. Descabalgó de manera espectacular al picador que acabó atrapado bajo el caballo viviéndose momentos de tensión pero que no tuvieron mayores consecuencias. Aguado construyó una faena de muleta desde la inteligencia. Comenzó abriéndole los caminos al toro guiándole las embestidas para lo que venía después. La obra tuvo una estructura muy correcta, de menos a más. Brilló Aguado por ambos pitones, habiendo mayor ligazón por el derecho y más profundidad con la zurda. El sevillano volvió a demostrar que es poseedor de un gran temple en sus muñecas y torería en sus formas. El toro noble pero le faltó transmisión. Estocada trasera, tendida y atravesada y un descabello. Oreja.

A la puerta de chiqueros se marchó Rafa Serna para recibir al tercero de la tarde. Rodillas en tierra, más allá del tercio, esperó la salida del toro para ejecutar una larga cambiada. Después el burel acusó falta de fijeza y celo y Serna se vio obligado a cambiar el lucimiento por torear para el toro. Llevó al toro al caballo por chicuelinas al paso. Midió el castigo en varas y a la salida Serna volvió a hacerse presente para ejecutar un quite por chicuelinas ajustadas y una media que fue deslucido por la huída a tablas del toro. Con la muleta el toro fue de más a menos. Serna cimentó la faena por el pitón derecho principalmente por donde consiguió tandas de derechazos de mérito y con pases ligados. Con la zurda el toro protestaba más y solo pudo dejar detalles sueltos. Muy voluntarioso y firme estuvo el sevillano, que a final de faena acortó las distancias y recitó unas ‘luquecinas’ que sirvieron para calentar a los tendidos. Pinchazo, estocada entera y un descabello. Oreja.

El cuarto de la tarde salió sin excesiva fijeza ni gran motor. Hermoso de Mendoza le colocó el rejón de castigo tras intentar encelarlo con mucha soltura. Sacó el navarro a uno de sus caballos estrella, ‘Disparate’, con el que tuvo que pisarle al toro sus terrenos para que le siguiera. Tiró de adornos y toreo más accesorio con otro de sus caballos emblema ante un toro más desentendido. Volvió a montar a ‘Bacano’ para colocar tres banderillas cortas. Con el rejón de muerte perdió los trofeos tras fallar reiteradamente. Silencio.

De nuevo Pablo Aguado pudo lucirse con el capote. Con la figura relajada y unas verónicas acompasadas y ajustadas recibió al quinto de la tarde. Tras un puyazo medido, Aguado dejó unas chicuelinas con garbo y sabor añejo rematadas con una media de rodillas. Con un inicio muy torero por alto comenzó la faena Pablo Aguado. El toro tenía clase pero no tenía demasiado poder, desluciendo las primeras tandas con repetida pérdida de manos. Al echarse la muleta a la zurda, el toro parecía tener más fortaleza y permitió a Aguado dar tres tandas importantes de naturales con empaque y clase. Al volver a la diestra consiguió encadenar varios pases con mucha verdad. El final de la faena fue por ayudados por bajo con gran clase y belleza. Estocada contraria. 2 orejas y el toro fue premiado con la vuelta al ruedo.

Rafa Serna recibió al último del festejo con una larga cambiada de rodillas. Costó que el toro se fijara en el capote pero cuando lo hizo permitió a Serna dejar cuatro verónicas de gran factura. No quiso castigarlo en exceso en el peto el sevillano. En la faena de muleta el toro demostró su falta de clase, embistiendo a arreones y soltando la cara. Estuvo por encima Serna, dejando claro sus ganas de agradar en todo momento. Estuvo firme y enrazado tirando de recursos ante la imposibilidad de realizar el toreo puro con este astado de Algarra. Estocada entera y descabello. Oreja.

Ficha del festejo:

Plaza de toros de Utrera. Menos de media plaza.

Toros de Fermín Bohórquez (1º y 4º) y Luis Algarra (2º, 3º, 5º y 6º). 1º noble, 2º noble pero le faltó emoción, 3º justo de raza, 4º faltó fondo, 5º enclasado premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre y 6º deslucido.

Pablo Hermoso de Mendoza. 2 orejas y silencio.

Pablo Aguado (rosa y oro). Oreja y 2 orejas. 

Rafa Serna (grosella y oro). Oreja y oreja. 

Sergio Maya / @sergiomaya