Se celebró la final del certamen Destino La Glorieta y  Miguel Aguilar fue el vencedor por ganas, esfuerzo y lo que puede llegar a verse en un futuro pero el que formó el alboroto fue el becerrista de Cantalpino Ismael Martin.

Comenzó la tarde la con “Casto” que recibió un variado saludo capotero de verónicas y chicuelinas ejecutadas por Jorge Martínez con más predisposición que gusto.  En el turno de quites entró Rafael León pero se vieron más pases enganchados que limpios. Tras brindar la faena al Doctor Ortega, cirujano jefe de la plaza de toros, se vieron los mejores pasajes con los ayudados por alto por ambos pitones. “Casto” tenía mejores inicios que finales siendo un novillo que cabeceaba al final del muletazo haciendo que el alumno de la escuela de Almería no terminara de acoplarse a sus embestidas saliendo enganchados los muletazos. Pero el pitón bueno fue el izquierdo donde Jorge se gustó en los remates de cada tanda.  Terminó con unas manoletinas para calentar al público donde la estocada caída no fue impedimento para cortar la primera oreja de la tarde.

Rafael León recibió por verónicas a “Español”. Entró a la tarde Miguel Aguilar con unas gaoneras ajustadísimas. “Español” empezó a mostrar su mansedumbre doliéndose con las banderillas. Rafael se puso por ambos pitones donde había que dejársela puesta para que el novillo no mirara a la puerta de toriles. La faena no rompió por la nobleza sosa mezclada con ese toque de manso y un novillero con técnica y actitud de matador de toros. Pero aun así paseo una oreja festivalera.

El jabonero sucio que hizo tercero permitió mostrar las ganas de Miguel Aguilar. Desde el saludo capotero con las verónicas flexionando una pierna para rematarlas con una larga de rodillas pasando por el quite por saltilleras que quitaron el hipo a más de uno. Pero “Rubil” enseño en el capote de Jorge Martínez que por el izquierdo no quería nada cuando se lo llevó por delante en la tercera tafallera. Pero a Aguilar no le importo e inicio su faena en los medios con el cartucho de pescao. En el segundo natural levantó los pies del suelo al hidrocálido que se levanto sin inmutarse para volverse a plantar con la misma mano pero “Rubil” no pasaba y de nuevo volvió a darle otro revolcón. Cambio de mano el novillero aguascaletense pero al rematar con los pases de pecho se cambiaban los oles por uys. Cada vez que cogía la izquierda había un susto o un revolcón. Todo ganas el alumno del CITAR pero le costó ver que el pitón era el derecho y con esa mano toreo con gusto y asentado. Un estocadón le hizo cortar dos orejas ganadas por las ganas de querer ser torero. El presidente del festejo saco el pañuelo azul a un novillo que no se lo merecía y llego a escuchar algún pito durante la vuelta al ruedo, la primera que lía en esta feria y se puede añadir a las muchas de años anteriores.

En cuarto lugar y fuera de concurso salió el novillero de la escuela de Salamanca Ismael Martin para matar un añojo fuerte. Formo un alboroto en La Glorieta desde el primer capotazo hasta la estocada que fue escupiendo “Español”.  La segunda verónica salió enganchada llegando a perder el percal pero una vez que volvió a sus manos lo lanceo con gusto y empaque tanto en las verónicas como en las medias verónicas. Mostró su variedad quitando con zapopinas. Pero no se quedó solo en eso, pidió las banderillas para clavar dos pares a un añojo que manseaba y buscaba las tablas de manera descarada. Tras brindar a Pablo Chopera baso su faena en la mano derecha mostrandose variado y alegre en cada muletazo jaleado por un público que enloquecía con el becerrista de Cantalpino. Le pidieron el rabo y Martin lo paseo con toda la felicidad del mundo.

Se volvió al concurso con “Chaparrito” y Jorge Martínez. Fue inteligente el novillero sacándose a los medios lidiando a un novillo que se tapaba por los pitones. En su turno Rafael León ejecuto unas chicuelinas. Pero ya con la muleta el alumno de Almería pagó el alboroto de Ismael Martin, Martinez llego a gustarse en dos tandas por la izquierda pero hubo varios enganchones para que la gente dejara de pensar en el becerrista de Cantalpino. Por el derecho protestó “Chaparrito” y el almeriense fue pulcro sin apretarlo.

Rafael León se enfrento a un novillo que a medida que iba sucediendo la lidia se fue descordinando. Lo mejor lo realizó con la izquierda donde encajo los riñones y corrió la mano con gusto. Pero “Hortensio” embestía de manera descordinada y solo permitió que el malagueño demostrara que esta para cotas mayores pero debe pensar más en primero lidiar y luego en gustarse.

Con el cierraplaza el mejicano mostró lo que puede llegar a ser pero que debe mejorarlo ya que actualmente se encuentra más verde que una lechuga.  Se encontró con un novillo soso pero Aguilar necesita un novillo que se mueva con emoción y casta. Se vieron muchos pases pero sin estructurar una faena para que llegara arriba. Se atasco con la espada pero las ganas y el querer ser ya las había enseñado.

Salamanca. Final del certamen Destino La Glorieta. 6 erales y un añojo de Esteban Isidro, de diferente juego y presentación. Tres cuarto de entrada

Jorge Martínez: oreja  tras un aviso y ovación

Rafael León: oreja tras un aviso y oreja

Miguel Aguilar: dos orejas y silencio. (Triunfador del certamen Destino La Glorieta)

Ismael Martin: dos orejas y rabo.