Comenzó la feria de Salamanca con una novillada picada pero que no te engañen.

Que no te engañen Rafael Iribarren, ganadero de José Cruz, la novillada era desigual de presentación y algunos muy al límite de La Glorieta y justita de fuerzas rozando la invalidez. Que no te engañen ya que el quinto ha sido bravo pero ni le han picado como a toda la novillada.

Que no te engañen David Salvador, los novilleros deben apretar y no vivir del gusto y las buenas maneras. Abrió la feria «Repique» tan manso como flojo y noble, manseó de salida buscando la puerta de toriles. El novillero salmantino se limitó a pasarlo, para llevarlo al caballo con chicuelinas al paso. Se escucharon las primeras protestas a la flojedad de «Repique» pero se quedó en el ruedo para que Salvador diera pases componiendo a media altura para que no rodase por el suelo. Con la izquierda llegaron los mejores pasajes.

Que no te engañen David Salvador, los novilleros tienen sus carencias técnicas pero hay que ponerse por ambos pitones para aprender todo tipo de lidia. “Endiosado” se comportó como sus hermanos de camada saliendo huidizo de los capotes al igual que hiciera en el caballo al notar la puya. Fue inteligente David aprovechando la mansedumbre para recibirlo con verónicas y chicuelinas. Con la muleta dio muchísimos pases por el derecho, el pitón del toro ya que por el izquierdo era complicado pero el aprendiz a matador de toros se puso una vez y a volver con la derecha. De nuevo más pases que no llegaron al tendido.

Que no te engañen Antonio Grande, has salido por la Puerta del Toro pero hay mucho camino que recorrer. “Rabanito” manseó de salida y fue picado en la puerta de toriles al ir al relance al no quedarse sujeto en el burladero del tendido 1. Pero su mayor característica fue la falta de fuerzas, que hiciera que no terminara de irse de los vuelos de la muleta de Grande. El novillero fue intercalando muletazos por abajo, por arriba, enganchados para llegar a cogerle el sitio y el aire a las embestidas flojas. Pudiendo dar una tanda ligada con la derecha.

Que no te engañen Antonio Grande, el quinto fue bravo y se fue sin las orejas pero sin cuajarlo. “Emperador” se encontró con el novillero en los medios tras varias vueltas al ruedo, lidió pensando más en el novillo que en el lucimiento. Al igual que haría en el tercio de varas que fue inexistente. “Emperador” sacó casta y bravura por ambos pitones e incluso cierto picante por el izquierdo pidiendo todo por abajo y muy despacio donde los toques fuertes descomponían la embestida. Novillo para someter y luego torear, papeleta importante se encontró Antonio que poco a poco fue pudiendo con el novillo para llegar lo mejor al finalizar la faena. Una buena estocada puso dos orejas generosas en sus manos.

Que no te engañen Diego San Román, diciendo que hay que tomar pronto la alternativa. La imagen mostrada del mexicano fue de un torero a tener en cuenta pero que necesita rodarse con el novillo. No se inmutó al recibir con el capote a “Cortés I” que embestía con las manos por delante pero se fue al corral por flojo. Decidió correr turno, “Cortés” le engancho todas las verónicas por el pitón izquierdo mientras que por el derecho toreo con gusto. La lidia que recibió “Cortés” no ayudo siendo picado en toriles. No le importó a San Román para empezar su faena citando desde los medios con la izquierda cuajando una buena tanda. Pero una vez que le pudo se pasó más tiempo corriendo detrás del novillo que en la cara. Manso de libro “Cortés”.

Que no te engañen Diego San Román, ese silencio de La Glorieta no refleja lo visto en el ruedo. Ante el reseñado como sobrero volvió a ponerse en el sitio y correr la mano con temple y gusto hasta que se llevo una fuerte voltereta y “Golondrino” se pegó al piso, con lo que el novillero mejicano mostró predisposición y ambición. Previamente “Golondrino” empujó en el caballo de Alberto Sandoval que se fue de la plaza escuchando una ovación.

Que no te engañen Ramón Sánchez. Sentarse en el palco de La Glorieta es para hacerlo con dignidad y respeto a la plaza. Hay que devolver a los inválidos y no dejarlos en el ruedo. El tercio de varas es un tercio importante, no se puede uno saltárselo a la ligera. Hay que mantener la seriedad a las doce de la mañana y al conceder los trofeos, no se pueden cortar orejas con una leve y minoritaria petición. Que no te engañen Ramón, pero desde el tendido se escucharon voces pidiendo tu dimisión.

Salamanca. Primera de Abono. 6 novillos de José Cruz (6-bis al correr turno). Desigual de presentación, sin fuerzas y sosos. El quinto fue bravo pero no se le pico. Los cuatro primeros pitados en el arrastre, quinto ovacionado y sexto silenciado. Un quinto de plaza.

David Salvador: ovación y ovación tras aviso

Antonio Grande: oreja tras aviso y dos orejas

Diego San Román: ovación y silencio.

Saludaron Jesús Fernández de la cuadrilla de David Salvador y David Blázquez de la cuadrilla de Diego San Román