Como tantas tardes se cumplió el dicho “corrida de expectación, corrida de decepción”. Una mansada en toda regla de Matilla y sus hierros llevaron la desilusión y el enfado a unos tendidos abarrotados de Sevilla. Los cuadrúpedos no dieron juego y tampoco gustaron en presentación. Cortos de cuello, de gran alzada y con cara anovillada en su mayoría y por dentro vacíos de bravura.

El público se mostró muy cariñoso con Padilla, que cortó una oreja “justita” al más potable del encierro tras una faena de raza. Morante se lució de manera brillante con el capote sólo pidiendo dejar detalles con la muleta y Roca Rey en su primero inédito y en el que cerró plaza estuvo muy profesional y con mucho valor asustando al miedo en una tanda de bernardinas finales de infarto que le valió una oreja.

Comenzó la tarde con un emotivo saludo desde los medios de Padilla. Su primer oponente demostró clase pero poco celo en el capote. Tardó el toro en acudir al caballo sin emplearse. Morante entró en la tarde para dejar una media verónica sublime. A destacar la gran brega de Daniel Duarte. Muy valiente y de rodillas comenzó la faena Padilla. Aguantó una colada que a punto estuvo de alcanzarlo. El de Olga Jiménez se paró muy pronto y empezó a defenderse. A destacar una buena tanda de derechazos. Decidió abreviar. Estocada caída. Silencio.

Run run de expectación cuando Morante salió a saludar al segundo de la tarde. El de Matilla pasó y Morante dejó un ramillete de verónicas con sabor y solera. Tras el paso por el caballo fue el turno de Roca Rey. Cuatro chicuelinas ajustadas y firmes que hicieron rugir a los tendidos. La faena de Morante empezó de forma muy torera. Trincherazos, sacándose el toro al tercio y aprovechando con mucha naturalidad y sutileza el pitón izquierdo. Dejó media docena de naturales de enjundia. El toro se vino abajo poco después y Morante solo pudo sacar otro ramillete de derechazos y algún muletazo suelto entre tanta sosería del astado. Estocada baja al segundo intento. Silencio.

Toreó para el toro de inicio Roca Rey. Muy leve fue el paso por el caballo. De rodillas con un pase cambiado por la espalda comenzó el peruano su actuación. Tres pases y el toro salió huyendo partiéndose una mano. Roca abrevió. Estocada entera a la tercera. Silencio. 

El cuarto no permitió el lucimiento de Padilla con el capote que no estuvo confiado en ningún momento. No puso las banderillas. La muerte del toro se la brindó al doctor García Perla. Comenzó la música en el primer pase de Padilla. Hizo un esfuerzo el jerezano por la falta de visión del toro. Cimentó la faena por el pitón derecho, encadenó los pases con habilidad. Decidido fue a gustar al público, con raza fue limando las asperezas y acortando los terrenos. Acabó con un desplante de rodillas entre los pitones. Estocada entera efectiva. Oreja.

Muy suelto de salida el quinto. Morante, en estado de inspiración, esperó al toro para conseguir una tanda de verónicas cargando la suerte, toreando con todo el cuerpo y despacio que sorprendió a todos. Por el mismo palo dejó el quite que puso al público en pie. Se lo enrosco al cuerpo y con una naturalidad pasmosa dejando un momento para el recuerdo. Parecía que éste iba a ser el toro de Morante pero tras tras una torera tanda de ayudados por alto y dos excelsas tandas por el pitón derecho el toro se rajó y todo quedó en nada. Estocada habilidosa. Ovación.

Manseó y demostró falta de fuerzas el sexto. Roca Rey lo intentó a la verónica pero desistió pronto. El público protestó con fuerza al toro y consiguió que la presidenta devolviera el toro al corral. En su lugar salió otro de Matilla. 

El sobrero tampoco demostró bravura de salida y volvió a levantar las protestas de los aficionados. Con la muleta el toro fue un pan sin sal y se puso peligroso soltando la cara y comprometiendo al peruano en cada pase. Le tragó, lo consintió y consiguió dejar una buena tanda de derechazos finales demostrando su gran capacidad. Antes de entrar a matar dio un ramillete de bernardinas rizando el rizo. Le cambió el pitón varías veces y emocionó al público con su verdad y valor. Media estocada arriba. Oreja. 

Ficha del festejo: 

Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla. 22º de abono. Llena.

Toros de Hnos García Jiménez. 1º manso, 2º deslucido, 3º manso, 4º con movilidad sin clase, 5º manso, 6º devuelto a los corrales y 6º bis manso y peligroso.

Juan José Padilla (Tabaco y oro). Silencio y oreja.

Morante de la Puebla (grana y oro). Silencio y ovación.

Roca Rey (Blanco y plata). Silencio y oreja.

Sergio Maya / @sergiomaya7