Diego Ventura presentó este lunes, 1 de octubre, el cartel de Jesús Arroyo que servirá para anunciar su encerrona en Madrid con seis toros de distintas ganaderías y encastes que tendrá lugar este próximo sábado 6 de octubre a las seis de la tarde. La presentación fue en el Hotel Vincci La Rábida de Sevilla, y en la misma estuvieron presentes su apoderado, Pablo Lozano, y el crítico taurino Andrés Amorós.

La obra de Jesús Arroyo, un artista de reconocido prestigio internacional, refleja el semblante de Diego Ventura en actitud de desafío por el gran reto y la cara de uno de los caballos estrellas de la cuadra, ‘Nazarí’. Según el propio Ventura que un artista como Jesús Arroyo haya pintado esta obra «es un privilegio».

Se mostró «ilusionado y con mucha responsabilidad» ante el día «más importante de mi carrera». Ha preparado a 20 caballos para que actúen el sábado, entre ellos reaparecerá ‘Sueño’ que lleva dos años sin torear por una lesión de ligamentos.

La preparación «ha sido especial y dura», reconoce el propio Ventura. Además, a la exigencia física y mental para poner a punto los veinte caballos y su propio físico, se une un elemento mental, y es que según desveló el rejoneador de la Puebla del Río hace «unos 10 días» murió uno de los caballos en los que Ventura depositaba mayor confianza para tomar el testigo de ‘Nazarí’, hablaba de ‘Importante’ que falleció tras un cólico.

La tarde de Madrid es un «reto» para Ventura tras las cinco orejas y un rabo cosechado el pasado San Isidro. Reconoce que la cita «pesa» pero que si no lo hiciera «no sería yo», y es que Ventura está obsesionado en ofrecer algo distinto al público que es «el que nos mantiene». Por eso ha escogido estoquear dos toros de Miura el sábado sabiendo que «me lo pondrán difícil, pero habrá emoción y riesgo que es lo que reclama el aficionado».

Precisamente la apertura de los encastes es lo que pretende conseguir Ventura en este momento de su vida profesional. Además cree que «falta competitividad» en el rejoneo, y aunque reconoce que la competencia en su escalafón «no es fácil» es consciente de que hay «muchas formas de competir».

Nadie ha conseguido un rabo en Madrid, ningún rejoneador, ni torero de a pie, ha conseguido 16 Puertas Grandes y 10 Puertas del Príncipe de Sevilla y busca precisamente seguir aumentando su leyenda, ya que «no me gusta la comodidad. Estos gestos los hago por mí y por la afición».

También habló de su posible presencia en la Maestranza de Sevilla en 2019 algo que «me encantaría estar pero a ver la empresa que decide». Sin embargo tiene claro que «no voy a torear la de Fermín», y desea estar en un acontecimiento «bonito y especial» e incluso lanzó un dardo a empresa y a los Hermoso de Mendoza diciendo que «me gustaría alternar con Pablo y Guillermo con los toros de Santa Coloma».

Por último habló del futuro al que ve «con preocupación» porque «no podemos estar siempre los mismos». Además se lamentó de que a día de hoy «ya sabemos lo que puede pasar antes de ir a una corrida de toros». Reclamó «emoción» en el toro para que se trasladé a los tendidos, «más rivalidad y personalidad», y sentenció diciendo que «todos mis compañeros van a la comodidad, las empresas igual, y el público está cansado. El rejoneo debe cambiar».