El matador de toros Miguel de Pablo, estará las tres tardes de feria en Valmorillo vistiendo el chispeante.

Así, tal cual y después de saber cual es la confección de carteles de la feria taurina de Valdemorillo, el titular puede parecer una guasa. Pero no lo es. Cobra sentido, cuando dicho torero y de esta manera vestido de luces, hará una reivindicación por quedarse fuera de la feria de San Blas, cuando el año pasado en el ruedo, se ganó de manera firme un puesto para este año. Cabe recordar qué, el triunfador o triunfadores de la feria del año anterior, tienen ganado un puesto para el presente año. Así han sido siempre las señas de identidad de esta feria.

La decisión de vestir Miguel de Pablo el chispeante y estar una hora antes de que comience el festejo hasta el comienzo del mismo en la puerta grande de la plaza de toros de Valdemorillo, no es una decisión alocada así tal cual, sino una idea de su apoderado  Jesús Pérez “El Madrileño” por la injusticia cometida, y trasladada al mismo torero, De Pablo, que tras madurarla, da el visto bueno para llevarla a cabo.

La situación de tal injusticia, hacen tomar esta difícil y dura decisión, que ni para el apoderado ni para el mismo torero, son plato de buen gusto. Pero ahora mismo, es lo único que tienen. Reivindicar justicia ante tal injusticia. Y no cabe la menor duda, de la ardua lucha de Jesús Pérez con su torero, Miguel de Pablo.

“El Madrileño” deja de manifiesto la intención de la reivindicación de Miguel, en sus perfiles de Facebook y Twitter.

No cabe la menor duda, de que esta es la primera injusticia del año, pero tampoco será la última. Ahora bien, cuando los empresarios o Ayuntamientos tomen la más mínima conciencia de no quitar los puestos ganados en el ruedo, otro gallo cantaría.