Germán Estela echó el cierre al ciclo de conferencias invernales organizado por la FETC. El salón de la Casa de Madrid volvió a llenarse el pasado viernes para hablar sobre un tema actual, los toros y la televisión. En el escenario dos periodistas, uno en papel y otro audiovisual, se reunieron para, de una manera distendida, hablar sobre las sensaciones que conlleva narrar una corrida de toros. 

Joaquin Luna, periodista de La Vanguardia, se dedicó a moderar el acto mientras que Estela habló en primera persona, haciendo un repaso a su trayectoria en Movistar+ Toros, donde lleva cuatro años trabajando. Desgranó, entre otros, dos de los momentos que para él han sido cruciales en su carrera, empezó por el indulto de Orgullito, la pasada Feria de Abril de Sevilla y terminó por el fatal suceso de Iván Fandiño, donde tuvo que informar en directo durante el programa El Último Tercio, de la muerte del diestro en el coso galo de Aire Sur L’Adour.

A continuación se abrió un breve coloquio con los asistentes, donde Estela se mostró cauto frente a las preguntas de los aficionados. Aseguró que no es el quién debe decir si un torero está mal o no, cuando el espectador lo está viendo y puede juzgarlo. Por su parte también reflexionó sobre la necesidad de hablar con los toreros momentos antes del paseíllo, donde los aficionados, por unanimidad, dejaron clara su postura, argumentando que es un momento innecesario, el propio Estela reconoció que periodísticamente no aporta mucho. 

La inquietud de los asistentes por conocer las próximas citas del canal toros se dejó entrever en una espontánea intervención, donde el propio periodista afirmó no poder dar todavía esa información pero que con total seguridad rondarían los mismos festejos que la pasada campaña, unos 100, y estarían presentes en las principales ferias. Dejó la puerta abierta a un posible inicio en la feria de Olivenza, como ya ha sucedido en anteriores ocasiones. 

Al término del acto intervino Francisco March, presentador del mismo, donde dio las gracias por la asistencia a este ciclo y emplazó a la afición a nuevas conferencias que se llevarán a cargo por parte de otras entidades taurinas de la ciudad así como de la propia FETC. Por último dejó una puerta abierta del “Proyecto Olot”, donde los taurinos deberán estar atentos a estos dos próximos meses, que podrían ser cruciales. De nuevo se muestra que la llama taurina en Cataluña no está apagada, y la afición lista y comprometida por y para la tauromaquia. 

Imágenes: Carlos Grasa. 

Carlos Grasa Pejenaute. @CarlosGrasa