Sin duda alguna el destino es caprichoso, y lo que muchos gritaban en silencio y para su interior, y otros lo exteriorizaban abiertamente y sin complejos en las redes sociales Facebook y Twitter, hoy es una realidad. La bola de Roca Rey, cae en la de Adolfo Martín para la Feria de San Isidro. El bombo hizo el milagro.

El peruano, este año era la piedra angular de la Feria de San Isidro, y al mismo tiempo la obra maestra de Simón Casas. La apuesta ya estaba ahí. Pero ahora, la feria y el sorteo cobran más valor y emoción al ser el primer nombre el de Roca Rey, en caer bajo sorteo en la bola de Adolfo. De momento, el gancho perfecto para el ciclo isidril.

El aficionado y también parte de la prensa, demandaba la presencia de Roca, con alguna ganadería no tan del gusto de las figuras, y pedían encarecidamente que dicho torero, variase un poco el abanico de ganaderías que viene lidiando desde el momento que tomó la alternativa. Ahí está, Roca/Adolfo. El resto de integrantes del cartel, otra incógnita todavía sin resolver.

De momento y bajo el papel, la feria ya tiene un nombre propio, y todos marcaremos ese día en el calendario. Capacidad no le falta al torero limeño. Conexión rápida con el público tampoco. Valor, tiene para dar y tomar…Este si fuese un piloto de fórmula 1, sería el último en frenar en la curva. San Isidro ya tiene un claro aliciente, llamado Ándres Roca Rey.