Las leyendas del recorte de los últimos 20 años volvían por un día, y lo hacían en una de las plazas más importantes del festejo popular, la de Castellón. Y además eran los encargados de abrir la Feria de la Magdalena 2019, organizada por la empresa Medetauro.

La Promesa de Oro recayó en Víctor Cantero que estuvo muy firme y muy acertado en sus tres suertes. Los cinco jóvenes recortadores de la provincia de Castellón se enfrentaron a un novillo castaño de Sergio Centelles, que se arrancó con fuerza en cada una de sus embestidas. Apostaron en casi todas sus suertes por el recorte al pitón izquierdo, sorprendiendo Alejandro Almela con un quiebro de rodillas en la tercera ronda.

El segundo plato de la noche corría a cargo de las Damas del Recorte, que se midieron a una buena vaca de Antonio López Gibaja. Destacó la valenciana Anabel González con cuatro grandes recortes, acostándose en los lomos de la vaca. Míriam «La Santiaguita» sorprendió con un quiebro de rodillas de espaldas, y estuvo muy variada y dispuesta en su actuación. Mientras que Andrea Suárez se fue a los medios para ajustar un buen quiebro, y después apostó por el recorte.

David Gascueña «El Chato» de Morata, vino a Castellón a darlo todo. No pudo en su primera suerte quebrar de rodillas, pero con mucho mérito se puso en los medios en la tercera ronda y pudo recetar un gran quiebro rodillas en tierra. Supo entender muy bien Simón Gómez al toro, y recortó con mucho ajuste en los medios, demostrando que si él quisiera, podría seguir en el circuito. Majete y el Jota dieron una gran exhibición con todas las suertes, incluyendo el salto de la garrocha. Destacar la invitación al recortador madrileño «Eddy», que sorprendió al respetable con un espectacular salto con una capucha en la cabeza.

Mucho pudo disfrutar el segundo grupo con un gran novillo colorado de Sergio Centelles. Se gustó al quiebro Iván Ballester «Patata», destacando sus personales vasco landeses. Muy bien estuvo al recorte Ramón Valladolid «El Planchao». Y «El Xato» de Puçol estuvo muy bien en su actuación, disfrutando y haciendo disfrutar al público con su torería y su saber hacer en la cara del animal.

El tercer y último novillo reseñado para la exhibición de las leyendas fue el mejor de la noche, y permitió que Roberto Picazo «Gomina» pusiera en pie a los allí presentes con dos impresionantes quiebros de rodillas. Uno de ellos con la dificultad añadida de llevar las manos atadas. Julián Gómez Carpio realizó tres saltos diferentes, un tirabuzón, uno del ángel y otro a pies juntos. Demostró que sigue en una envidiable forma física el de Morata de Tajuña. «El Chipu» estuvo muy variado en su actuación, mientras que «Andriu» templó las embestidas del animal al quiebro.

El mano a mano de saltos reseñado para la velada entre Pakito Murillo y Louis Ansolabehere, quedó finalmente en una encerrona a cargo del saltador español. Lo dio todo Pakito, realizando todos los tipos de saltos posibles. Incansable estuvo el de Humanes, que alcanzó el momento álgido de su actuación cuando realizó el más peligrosos de los saltos, la rondada.