Tras quedarse fuera de San Isidro por no querer entrar en el bombo, y tras el percance que sufrió Enrique Ponce en Valencia, Plaza 1, negocia con el torero madrileño Julián López El Juli, su inclusión en dicha feria, tal y cómo sucedió el año pasado. Todo en el último minuto ¿Es El Juli la salvación de Simón Casas? Sí, y no.

El Juli, fue uno de los toreros más destacados de la Feria de San Isidro 2018, tras bordar el toreo con el toro «Licenciado» de Alcurrucén, y por méritos propios, era de ley que estuviese en el ciclo isidril del presente año. Hasta ahí bien. Pero…El Juli, torero odiado y venerado en la Plaza de toros de Las Ventas, eludió el compromiso del sistema del bombo. Respetable también su decisión, de no querer tragar con un sorteo cuando por méritos propios, es merecedor de ir bien colocado. Pero por otro lado, Simón Casas afirmó qué, «No querer entrar en el bombo, no significa que no existan más carteles para complementar, y donde puedan entrar los toreros que no han querido participar en dicho sorteo»

Julián, escapa del bombo y entra en San Isidro en el último minuto (Y según tengo entendido bajo una buena cantidad de billetes) con dos corridas de la predilección de las figuras. Juan Pedro Domecq y Cuvillo. El Juli, ¿Le gana el pulso al bueno de Simón, y al dichoso bombo? Sí, y no. Aquí no hay pulsos. El sistema del bombo, no es más que una innovación o revulsivo, para sortear ciertos hierros, y que los toreros que lo deseen, entren o no por decisión propia y sin obligación. Cada cual es libre de elegir entrar o no, para que un sorteo puro y duro y sin elección de ganadería, te ponga con la que el destino diga. Pero el bombo, nos hizo hablar de toros en febrero, siendo la Feria de San Isidro el punto de atención, por encima de la Feria de Fallas y otras tantas más.

Y sobre la salvación…Hoy por hoy, excepto Roca Rey, los demás y con todo el respeto del mundo, no tienen el mismo tirón en la taquilla, y ni mucho menos son el foco de expectación en una feria. Las ferias necesitan nuevas caras, y ahora es la hora de los (en plural), Emilio de Justo, Octavio Chacón, Pablo Aguado, Juan Ortega, y otros tantos más que son muy pero que muy muy apetecibles y, pueden ser el relevo al encabezamiento de ferias más caduco de la historia.