En esta ocasión La Tierra del Toro se adentra en plena dehesa extremeña. Y lo hace para visitar y conocer los toros de Peñas Blancas, una divisa que destaca por la seriedad y el trapío de sus animales. Un toro definido y con la seña de identidad propia de su encaste.

El hierro data de 1929, cuando don Alfonso de Olivares formó ésta con vacas adquiridas a don Juan Belmonte y sementales de Parladé. Tras pasar por varias manos, en 1990 es adquirida por don Ramón Sánchez de Ybargüen y posteriormente en 2014 es adquirida por D. José Antonio Alonso Molano y pasa a anunciarse como ‘Peñas Blancas’, quien mantiene la procedencia del Marqués de Domecq. Es en el año 2017 cuando el actual propietario, amplía la ganadería con reses del otro hierro que posee, el de «La Mimbrera», de procedencia Carlos Núñez vía Cebada Gago, aunque llevándolo por separado. En casa de «Peñas Blancas» conviven dos líneas bien diferenciadas, tanto en sus hechuras, como en la variedad de sus pelajes.

Para esta temporada, José Antonio Alonso tiene preparadas tres novilladas sin picadores y una con caballos, que se lidiarán casi con total seguridad en la zona de Extremadura. Por las corridas de toros que tienen en el campo se han interesado plazas toristas, en las que gusta el toro con mayúsculas. Un toro que está en la dehesa de «Peñas Blancas», pero que sin embargo, irá a parar a los festejos populares. Un mercado en el que este hierro está muy cotizado, debido al trapío y al buen resultado que ofrecen. Para esta temporada 2019, podremos ver sus toros en sitios como Colmenar de Oreja, u otros tan famosos en el mundo de los festejos populares, como puede ser Medina del Campo y pueblos de Castellón y Valencia.

Tal y como nos comenta el ganadero: «el objetivo es disfrutar del ganado y de su manejo. Ir mejorando día a día lidiando primero en festejos menores, y lo que tenga que venir, vendrá».

Les dejamos con estas bonitas instántaneas a través del objetivo de Nacho Blasco.

¡Disfruten!

Fotografías: Nacho Blasco

Texto: Ricardo Fuertes