Desgranando sin prisa pero sin pausa los carteles de la Feria de San Isidro, lo que llama la atención es la ausencia de las principales figuras del toreo, pero también, y al principio pasó un tanto de puntillas, es la ausencia de Cayetano Rivera.

El día 1 de junio de 2018 en plena Feria de San Isidro, Cayetano, cortó una oreja al primero de su lote entre división de opiniones, y hubo petición de oreja en su segundo. Esa tarde compartió cartel con Castella y Manzaneres, y estoquearon un encierro de Victoriano del Río y Toros de Cortés. Esa tarde el toricantano realizó dos actuaciones serias y templadas, pero al mismo tiempo con el arrojo y pundonor que le caracteriza. Es más, echó las dos rodillas por tierra en el inicio de faena al sexto. Su coraje suple la ausencia de técnica y la imperfección en su toreo, aportando un concepto y unas connotaciones diferentes.

¿Cuales serán los motivos de la ausencia de Cayetano? ¿Quizá el acuerdo económico? ¿El no querer entrar en el bombo le haría replantearse poder entrar por la vía de la negociación en el resto de carteles? ¿Querrá este año eludir la responsabilidad de Madrid? Sin duda alguna, quizá no sea una de la ausencias más notorias, pero de alguna manera, también llama la atención.

La Feria de San Isidro, es una feria con gran repercusión, y tanto toreros y empresa, o empresa y toreros, deberían de tener un firme compromiso con el aficionado, y sin duda alguna, y examinando los carteles detenidamente, la ausencia de Cayetano no pasa de puntillas.