La defensa de lo indefendible. Así se puede resumir la tarde de hoy en la Maestranza. La oreja cortada por un firme y reposado Rafa Serna no consiguió maquillar una lamentable corrida de toros de la Palmosilla que ganó con méritos no repetir comparecencia en el albero maestrante en 2020.

Salieron siete de la Palmosilla y uno de Hermanos Sampedro. A todos ellos les faltó emoción, motor, casta y fondo. El menos malo fue el cuarto al que Bolívar le realizó una faena de ligazón y aseada rematando con una buena estocada. A pesar de la petición de oreja la presidenta no la concedió. Adame pudo sacar algo más del segundo pero se estrelló con la corrida, igual que Rafa Serna que solo pudo escuchar los ‘olés’ en las dos primeras tandas del último toro al que mató de una soberbia estocada que le sirvió para tocar pelo.

Muy justo de fuerzas salió el primero de la tarde, de buenas hechuras y negro de capa. Lo midió en varas Bolívar. Entró en la tarde Adame con el quite artístico por chicuelinas, aseadas y sin molestar. La faena de muleta estuvo muy condicionada por la justeza de fuerzas. No podía el animal seguir la muleta aunque tenía nobleza y buen aire. Bolívar estuvo técnico y con oficio. Sin eco en los tendidos. Estocada baja. Silencio.

‘Primoroso’ fue el segundo de la tarde, castaño de capa y de hechuras sevillanas. Por verónicas aseadas lo recibió Luis David. Empujó con los riñones en varas el toro en ambos encuentro. El quite de Adame despertó al público. Vistosas y ceñidas ‘lopecinas’ rematadas con una media verónica. Serna hizo lo propio por chicuelinas con garbo. Con unos estatuarios sin inmutarse en los medios comenzó la faena el mexicano. El toro requería espacio y toques suaves. Embestidas templadas y con clase que había que sacárselas una a una. Adame tuvo altibajos durante la faena. Amontonado por momentos y demasiado encima desde el principio que ahogaron al toro. La mejor tanda vino al final con la mano izquierda. Naturales largos, de uno en uno, esperando al de la Palmosilla y con despaciosidad. Finalizó cerrando al toro hasta el tercio con muletazos por bajo. Media estocada en el sitio. Ovación.

Empujó hacia los adentros de salida el tercero de la tarde obligando a Serna a salirse con el toro a los medios evidenciando éste también estar justo de fuerzas. Tras el primer puyazo la presidenta lo devolvió a los corrales por poca fuerza.

En su lugar salió otro de la Palmosilla de excesiva romana, 608 kilos. Bruto de salida y manos por delante que no permitieron el lucimiento capotero del sevillano. En el quite se ciñó mucho al cuerpo las dos chicuelinas recetadas. Cumplió en varas, cayendo sin apoyos en el segundo encuentro. Muy justo de vida y emotividad llegó el toro en la muleta. Serna estuvo por encima. Lo entendió, le dio los tiempos y los toques precisos y tiró de él. Destacó una buena tanda en redondo muy templada, ligada y con mucha naturalidad en su figura. Poco más pudo hacer ante tan poco oponente. Estocada casi entera algo trasera en el tercer intento y dos descabellos. Palmas.

A ‘porta gayola’ recibió Bolívar al cuarto de la Palmosilla. Fue limpio y sin apreturas el tan comprometido lance. A continuación salió suelto el toro y el colombiano sacó a relucir su oficio para meterlo en el capote. Empujó en varas el toro. Llegó con más movilidad que clase a la faena. De más a menos fue la actuación de Bolívar. Tandas ligadas con muletazos a media altura y en línea recta que tuvieron calado en los tendidos. Fueron tres tandas a buen nivel con la derecha, después todo se fue diluyendo. El toro fue a menos y la faena también. Lo mató de una gran estocada teniendo el toro muerte de bravo. Vuelta al ruedo tras petición mayoritaria.

Sin mucho recorrido pero humillando salió el quinto. Buenas hechuras y cara agradable. Adame se salió a los medios con él perdiéndole pasos. Se desinfló en el caballo saliendo sin vida ni fuerza. Se desplomó en banderillas y salió el pañuelo verde.

En su lugar saltó al ruedo ‘Holgazán’ de los Hermanos Sampedro. Tampoco salió sobrado de fuerzas. Adame lo recibió por verónicas sin obligarlo, a su altura, con poco eco en el público. Lo cuidó en varas ante la evidente falta de fortaleza. A la muleta llegó cogido con alfileres. Lo más destacado fue el comienzo con dos ajustados pases por la espalda ajustados.  A partir de ahí, pases a media altura, voluntad del torero y deslucimiento del toro que perdió las manos en reiteradas ocasiones. Estocada caída. Silencio.

Voluntariosas fueron las verónicas con las que Serna recibió al sexto. Embistió bruto de inicio, sin clase. Bien picó Manuel Cid, sobre todo el segundo encuentro donde el toro se le arrancó de largo. Llegó justo de fondo a la muleta. Lo mejor fueron las dos primeras tandas de derechazos, encajados en los riñones y el temple como base que despertaron los ‘olés’. Después el toro se desinfló y Serna fue sacando muletazos de uno en uno pero sin llegar a tener tanta rotundidad ni brillantez. El final de faena fue por muletazos por bajo muy estéticos. Estocada entera arriba. Oreja. 

Ficha del festejo: 

Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla. 2º de abono. Casi media plaza.

Toros de La Palmosilla. 1º sin fuerza, 2º con clase pero falto de motor, 3º devuelto por poca fuerza, 3º bis sin fondo, 4º movilidad sin clase, 5º devuelto por inválido, 5º bis (Hermanos Sampedro) inválido y 6º falto de fondo.

Luis Bolívar (azul y oro). Silencio y vuelta al ruedo tras petición. 

Luis David Adame (nazareno y oro). Ovación y silencio.

Rafa Serna (hueso y oro). Palmas y oreja.

Sergio Maya / @sergiomaya7