La tercera de abono en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla tuvo nombre propio. De nuevo un torero de Perú, Joaquín Galdós, dejó huella tras dar una gran tarde de toros en la que la espada le privó de un gran premio. La corrida de Torrestrella, de gran presentación, fue interesante y variada sirviendo hasta cuatro toros.

Galdós que volvía a Sevilla tras su triunfo como novillero en 2015 volvió a demostrar que es un torero muy a tener en cuenta para venideros carteles. Con su primero supo tocar las teclas a un toro mansito pero con un fondo de clase interesante, aunque lo mejor llegó con el quinto de la tarde. Sensacional estuvo el peruano por ambos pitones, dejó naturales y derechazos de verdad, de los que se quedan en el recuerdo mucho tiempo aprovechando un gran toro. La espada le privó, a buen seguro, de las dos orejas. 

Por su parte, José Garrido estuvo muy voluntarioso toda la tarde topándose con un lote complicado. Con el primero pudo demostrar su gran capote y con la muleta la faena fue de más a menos. Alfonso Cadaval no conectó con los tendidos.

Con un importante ramillete de verónicas toreando con todo el cuerpo fue ganando el tercio Garrido para recibir al primero de la tarde. ‘Cumpleaños’ fue una pintura de hechuras. Lo sacó del primer encuentro con el caballo con unos delantales muy toreros y una gran media verónica. Se lució en banderillas Antonio Chacón asomándose al balcón en los dos pares. Emulando al gran Pepe Luis, con el “cartucho del pescao” comenzó Garrido la faena en los medios. Una primera tanda de naturales emocionantes y con vibración que hizo sonar la banda. Después cambio al derecho y la faena fue bajando. El toro sacó más genio que bravura, tenía movimiento pero sin clase, no se rebosaba en la muleta. Cuando regresó al izquierdo el toro no le permitió el lucimiento inicial. La última tanda volvió a subir la faena con pases más relajados. Estocada caída al tercer intento. Ovación para toro y torero. 

Abanto de salida el segundo de la tarde. Embistió con clase por el pitón derecho y eso lo aprovechó Galdós para acariciar con lances a la verónica y figura relajada a su oponente hasta llegar a los medios. Manseó en el caballo. Llegó a la muleta falto de raza pero con clase cuando se le conseguía traer muy metido en el engaño. Sobresalió una gran tanda de naturales, hondos, largos y con transmisión. Después otra tanda con la diestra muy asentado y tirando del toro. Lo demás detalles de su gran concepto que no pudo redondearse por la condición del Torrestrella. Gran estocada. Ovación.

Dispuesto y decidido de salida anduvo Alfonso Cadaval, quién recogió al toro que salió suelto por verónicas a las que le faltó mayor ajuste por parte del toro. No se entendieron toro y torero en la muleta y ese fue el motivo de que no pasara nada en la faena. El toro fue a menos y Cadaval no le encontró las teclas precisas. Media estocada y mal con el descabello. Silencio.

Sin fijeza ni entrega salió el cuarto de la tarde. Negro de capa, de cara muy sevillana pero escaso de cuello. Cumplió en varas. Descastado y sin raza fue el toro en la muleta. Hizo un gran esfuerzo Garrido poniéndose por ambos pitones y aguantando las miradas y coladas del Torrestrella. Estocada entera. Silencio.

Sin mucha transmisión salió el quinto de la tarde con el que Galdós toreó para el toro saliéndose a los medios. Sin nada que destacar transcurrió el tercio de varas y de banderillas. Sacó mucha clase en la muleta el Torrestrella que supo ver y aprovechar el peruano. Toreó despacio, con cadencia, con empaque y firmeza. Cuajó al toro de principio a fin. Sacó a relucir una gran mano izquierda con naturales llenos de enjundia, de verdad y que hicieron rugir la plaza. Con la diestra tuvo un toreo más encimista, de ligazón, girando talones y muleta puesta. Sobresalieron los remates por abajo y los conseguidos pases de pecho. Finalizó con unos ayudados por bajo muy torero. Estocada entera al tercer intento que le privó del premio merecido. Gran ovación al toro y vuelta al ruedo para Galdós.

El sexto toro más grande que sus hermanos no se definió de salida sin permitir el lucimiento de Cadaval. Destacó en banderillas Juan Carlos García. El toro fue a más, sacó clase y fondo aunque le faltó algo de fuerzas. Cadaval no se encontró cómodo en ningún momento y la faena no cobró vuelo. Estocada caída y trasera. Silencio. 

Ficha del festejo: 

Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla. 3º de abono. Menos de media plaza.

Toros de Torrestrella. 1º con genio y falto de clase, 2º desrazado, 3º soso, 4º desrazado, 5º gran clase y 6º encastado y con clase.

José Garrido (verde esperanza y oro). Ovación y silencio.

Joaquín Galdós (obispo y oro). Ovación y vuelta al ruedo.

Alfonso Cadaval (buganvilla y oro). Silencio en ambos. 

Sergio Maya / @sergiomaya7