El pasado sábado, en la ganadería portuguesa Murteira Grave, tuvo lugar un acontecimiento único para los más allegados del ganadero, D. Joaquim Grave. Un acontecimiento de ámbito privado para unos pocos, que disfrutaron de un día de toros en familia en la finca Galeana; el templo del toro bravo en Portugal. Cante, baile, comida y ver torear, no faltó en un día para el recuerdo.

D. Joaquim Grave, un ganadero serio y estricto con su ganadería, pero al mismo tiempo querido y admirado por profesionales, aficionados y prensa, fue obsequiado y reconocido con una escultura en bronce llamada «Sueño» de unos 350 kilos que, representa la figura del maletilla que sueña ser torero toreando al natural. El toro de la escultura de bronce, lógicamente  es de Murteira Grave con el hierro de la ganadería, y herrado con el número 4, en representación del número de hijas de D. Joaquim.

La obra maestra que luce en la finca Galeana, fue cincelada por el cirujano, escultor y amigo de D. Joaquim Grave, Manuel Riveros.

Pero hablando de amigos del ganadero, a parte del escultor y de nacionalidad colombiana, también estuvieron presentes Miguel Gutierrez (Ganadero) y Diego Marqués (Ortopedista) Tampoco faltó entre otros, la presencia del ganadero portugues Manuel Calejo Pires, o el torero sevillano Joaquín Díaz «Cuqui de Utrera» el cual tiene un gran lazo de unión con D. Joaquim Grave, pues «Cuqui de Utrera» tiene parte de su cimentación como torero en la finca Galeana, y seguramente también tenga parte de su corazón.

(Evidentemente en un día así, el de Utrera sacó el duende sevillano al natural y con la diestra que atesoran sus muñecas)

Sin duda alguna, el arte, la alquimia, magia y duende, están en cualquier sitio. Quizá en el aire…Simplemente fluye y aflora cuando menos te lo esperas, siempre y cuando haya un escenario, en este caso Galeana, y una serie de personas reunidas gracias al mundo del toro y en este caso, gracias a la figura de un ganadero portugués digno de admirar.

La figura y el nombre de D. Joaquim, es sinónimo de respeto y admiración, más allá de la frontera de Portugal. Murteira Grave, su ganadería, Galeana, su templo, y el toro bravo, su sello inequívoco de identidad. Las encinas y sus piedras, las guardianas de grandes secretos…

Ahora, pasen, vean y disfruten. «Sueño» ya forma parte del templo del toro bravo en Galeana.