Sevilla estaba de resaca, se notaba en el ambiente. El calor agobiante tampoco ayudaba a despertar del sueño en el que Pablo Aguado nos sumergió en el día de ayer y del que todavía se habla fuera y dentro de la Maestranza a esta hora. Costó que el público entrara en una gran corrida, tanto en presentación (la más seria del abono) como en juego, de Fuente Ymbro que si hubiera caído en otro día el resultado hubiera sido otro bien distinto.

Hubo hasta cuatro toros de nota en la corrida. Primero, tercero, quinto y sexto que no fueron aprovechados del todo por una terna muy voluntariosa compuesta por Antonio Ferrera, “El Fandi” y López Simón. 

El extremeño Ferrera anduvo pinturero y con gusto pero le faltó rotundidad y más ambición para cuajar de verdad al primero de la tarde. “El Fandi” brilló con el capote y banderillas en sus dos toros. Su primero desarrolló mucho sentido y el segundo fue un gran toro en la muleta al que “El Fandi” realizó una labor de técnica, temple y gusto. Cortó la única oreja de la tarde. López Simón se llevó el mejor lote. Se acopló mejor con el tercero de la tarde que con el sexto. Se vio un torero recuperado. Intentó siempre la ligazón y correr la mano con temple y despaciosidad. El presidente le negó un premio merecido en el tercer toro y en el sexto la faena tuvo altibajos y no redondeó su actuación. 

 

Sin fijeza y abanto salió el primero de la tarde con el que Ferrera de inicio estuvo muy en lidiador. Difícil fue para el tercio de varas, puesto que salía suelto y le costaba llegar a la contra querencia. Brilló Fernando Sánchez con las banderillas en un par de mucha exposición y pureza. Se centró el toro en la muleta. Sacó motor y humillación. Ferrera estuvo correcto pero le faltó algo más de fibra para llegar más a los tendidos. Casi desde el inicio toreó sin ayuda para que tanto con la mano izquierda como con la derecha la muleta volase al natural. Hubo muletazos estéticos y conseguidos con otros no tan redondos. Detalles de torería pero nada rotundo. Pinchazo hondo y un descabello. Ovación.

Variado y voluntarioso “El Fandi” en el recibo capotero al serio segundo. Una larga cambiada de rodillas, verónicas, chicuelinas y revolera. Cumplió en su paso por el caballo el toro en un castigo medido. De nuevo, el de Granada desplegó su capacidad capotero con unas chicuelinas con el compás abierto. Entró en la tarde López Simón con un quite muy ajustado intercalando chicuelinas con tafalleras. En banderillas lo bordó el granaino. Uno a la moviola, otro recortando y cuarteando y el tercero al violín. Jugó con el toro y lo colocó a cuerpo limpio. No sirvió en la muleta. El Fuente Ymbro sacó peligro y desarrolló sentido. El Fandi estuvo con oficio y una técnica descomunal. Aguantó varias coladas y se salvó de la voltereta. Estocada entera con habilidad. Ovación.

Con soltura lanceó López Simón a la verónica al tercero de la tarde, cuya fisonomía era muy seria. Al toro le faltó rebosarse. Lo llevó de una forma muy lucida al caballo, galleando por chicuelinas. Cumplió en varas el animal. Quitó al toro del caballo Ferrera de forma muy torera con un galleo por gaoneras. La faena de López Simón fue de menos a más. Se volvió a ver a un torero en línea ascendente, que ha recuperado el sitio, con ambición y más gusto que antaño. En frente un toro con muchas cualidades de Fuente Ymbro. Fijeza, recorrido, humillación y emoción. El de Barajas lo cuajó con la diestra, el mejor pitón del toro. Mucho temple en las muñecas del torero, girando talones, obligando al toro a seguirla e intentando siempre sacar gusto en la relajación de la figura. Con la zurda no repetía pero si pudo dejar algún buen natural suelto. Volvió a la diestra para dar la mejor tanda en redondo, no dejó al toro parar, con ajuste y temple. Sorprendió al público con unos muy conseguidos pases por la espalda. Buena estocada arriba. Vuelta al ruedo tras petición mayoritaria de oreja y bronca al palco.

Salió el cuarto de la tarde con mucha seriedad. Ferrera muy tranquilo recibió y lanceó a la verónica al toro aunque sin mucha conexión en los tendidos. Cumplió en varas. Volvió a lucir Fernando Sánchez con los palos. Muy deslucido en la muleta. Perdió reiteradamente las manos, recorrido corto y sin entrega. Lo intentó Ferrera sin éxito y decidió abreviar ante la impaciencia del público. Lo mató de gran ejecución en la estocada pero caída de colocación. Silencio.

Voluntarioso Fandi recibiendo al quinto de forma variada con el capote pero el toro no embistió franco. Le dio muy poco en el caballo. De nuevo estuvo variado en el quite. Mérito tuvo en banderillas, le dio las ventajas al toro y clavó los tres pares en la cara sin llegar a la espectacularidad del anterior tercio. Fue extraordinario en la muleta. Toro con transmisión, fijeza, recorrido, humillación, clase y duración. Comenzó la faena de manera vibrante en los medios de rodillas toreando en redondo sin quitársela de la cara. Hizo sonar la música. Hubo más gusto por parte del Fandi que otras tardes. Lo redondeó más al natural, toreándolo con media muleta. Ligaba más en redondo, usando circulares y martinetes para llegar más al público. Mantuvo buen nivel la obra, sin embargo faltó que rugera la plaza de verdad. Media estocada en el sitio muy eficaz. Oreja y gran ovación al toro.

Bien Simón con el capote lanceando a la verónica. Lo cuidó en varas. Gran clase y transmisión sacó en la muleta el toro. La labor de López Simón estuvo llena de altibajos. Lo entendió mejor por la mano derecha. Le corrió bien la mano, hubo temple y mando pero le tropezó la muleta en los momentos claves. No gustaron los pases por la espalda. Al natural el toro no era tan franco, había más brusquedad pero le pudo dar algún natural importante. Acabó con unas bernardinas muy ajustadas. Gran estocada y descabello. Ovación tras leve petición de oreja.

Ficha del festejo: 

Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla. 13º de abono.

Toros de Fuente Ymbro. 1º manso encastado, 2º peligroso, 3º clase y transmisión, 4º deslucido, 5º gran toro y 6º gran toro. 

Antonio Ferrera (azul marino y oro). Ovación 

“El Fandi” (ciruela y oro). Ovación y oreja.

López Simón (azul añil y oro). Vuelta al ruedo tras petición y ovación. 

Sergio Maya / @sergiomaya7