El banderillero Rafael Cañada tendrá que volver a ser intervenido quirúrgicamente a lo largo de la jornada de hoy o mañana, tras la cornada sufrida este pasado sábado en la novillada celebrada en Valencia con motivo de la festividad de la Virgen de los Desamparados.

Cañada, que estaba actuando a las órdenes del novillero francés Adrien Salenc, fue prendido de muy fea manera durante la lidia del cuarto novillo del festejo. Se vivieron momentos dramáticos y desde un primer momento se pudo observar la gravedad de la situación.

El parte médico emitido por el equipo médico de la plaza de toros de Valencia, decía lo siguiente: “Herida por asta de toro en espalda a nivel de la L3, que interesa la piel, el tejido celular subcutáneo y la aponeurosis superficial, y musculatura paravertebral derecha y cuadrado lumbar del mismo lado, con tres trayectorias: una ascendente de unos 13 centímetros, otra vertical en profundidad de unos 12 centímetros, tactándose al fondo de la misma estructura ósea fracturada, que parece corresponder a la apófisis trasversa de la L3, y una tercera descendente de unos 8 centímetros. Pronóstico grave

Rafael Cañada continúa ingresado y en exhaustiva observación desde entonces, y en las próximas horas tendrá que volver a pasar por el quirófano para tratar la grave lesión que le provocó el novillo de Montealto y que ha afectado la médula espinal.

Desde La Tierra del Toro le deseamos una pronta y satisfactoria recuperación, y le mandamos toda nuestra fuerza y cariño.

#FuerzaRafaelCañada