El cartel de hoy, viene bajo el paraguas de la festividad de San Isidro en Madrid. Día castizo, de chotis, pradera, pero también de cartel y tarde de toros, precedido por un inicio de temporada de los espadas y ganadería, con buen augurio. Finito de Córdoba, Diego Urdiales y Miguel Ángel Perera, lidiaran y estoquearan un encierro de Fuente Ymbro.

Juan Serrano, el año pasado no estuvo presente en ninguna de las grandes ferias, solamente mató festivales. En esta pasada Feria de Fallas, cogió la sustitución de Emilio de Justo, y dejó de nuevo en el Coso de la Calle Xativa, sus connotaciones de toreo clásico, con pellizco, duende, y con ese poso que dan los años ante los toros de Fuente Ymbro. También estuvo presente en Castellón y de nuevo dejó su sello personal. El Fino nos tocó y acarició el alma. ¿Lo hará hoy también?

El Riojano, vuelve…Vuelve tras pasar como un huracán de concepto clásico en la Feria de Otoño 2018, y lo hace con la misma ganadería. En la pasada Feria de Abril de Sevilla, el aficionado maestrante le abrió las puertas, y las puertas de Sevilla abren paso al toreo caro de Urdiales. Pero hoy es hoy, y la película empieza de nuevo. ¿Conseguirá de nuevo Diego arrebatarnos los sentimientos?

Perera viene reforzado tras su paso por la pasada Feria de Abril. El titular de la crónica de ese día aquí en La Tierra del toro, decía «Un Perera redondo entra en el corazón de Sevilla» Una oreja en el primero de su lote, y una actuación marcada por la firmeza en su segundo con la corrida de Santiago Domecq, le dan alas para esta tarde en Madrid. Miguel Ángel, no escatima en esfuerzos, y también conoce las claves de la divisa gaditana.

Los de Fuente Ymbro, de procedencia pura Jandilla, están embistiendo en un alto porcentaje en todas las grandes ferias, aunque aquí no hay una ciencia exacta. La corrida lidiada en la Feria de Fallas, fue de nota, y la lidiada en Sevilla, puso el aliciente en el Coso del Baratillo. Toros de nota y faenas para el recuerdo, llevan el sello de los toros de Ricardo Gallardo. Ojalá hoy no sea menos, pues los tres espadas saben lo que es triunfar con estos toros.