Tras la espesa tarde de ayer, hoy tenemos nuevamente un cartel de toreros jóvenes. Ginés Marín, Luis David y el gran atractivo de la tarde, Pablo Aguado. Lidiaran y estoquearan un encierro de Montalvo.

Ginés Marín sabe de sobra cuales son las mieles de la plaza de toros de Las Ventas. Abrió la puerta grande de dicha plaza en la Corrida de la Cultura en 2017. La temporada 2018, no fue ni mucho menos una temporada para el recuerdo del joven torero. Pero hoy es hoy, y cuando uno tiene mimbres, es capaz de volver por sus fueros.

Luis David, el mediano de los Adame, tiene esa relación de controversia de amor / odio con el público venteño. Sus faenas transcurren entre división de opiniones. Hoy tiene en la mano la posibilidad de poner al respetable de acuerdo ¿Lo hará? ¿Lo conseguirá?

Aguado…Por partes, y hagamos y contemos bien las cosas. Pablo Aguado, rezuma torería por todos los poros de la piel. Hace cuatro días, era en completo desconocido incluso para el aficionado, aunque sus actuaciones en Las Ventas, siempre han dejado buen sabor de boca, y los que lo hemos visto, podemos dar crédito de ello. En la pasada Feria de Abril de Sevilla, convirtió el Coso del Baratillo en un autentico manicomio tras dos faenas sublimes pero de diferente arquitectura, ante los toros de Jandilla. Aguado, tiene esa naturalidad innata de torear de salón con total naturalidad delante del toro. Sin forzar…Simplemente acompañando y acariciando las embestidas del toro. Sus muñecas, son seda pura. El sevillano, tiene ese corte y esa «sevillania» en el ADN y punto. Hoy es el principal atractivo de la tarde y él lo sabe. Y los demás también lo saben…Hace escasos días, cortó dos orejas en Valladolid. Ahora está en ese estado de gracia de verlo claro. Con todo el respeto del mundo, la tarde de esta tarde se llama «Aguado y otros dos más» (Otro día será otro el traiga la expectación)

Los de Montalvo, la materia prima… Lo que lleven dentro, es una incógnita, pero el torero cuando está en buen momento y lo ve claro, le vale la de Montalvo, el de Victorino, y el toro de el tío picardas. Dicha ganadería, Montalvo, tiene dos ramas de diferentes sangres, y no sabemos si en algún momento, algún cruce entre ellas. Juan Pedro Domecq y Casta Jijona.