Los Rodeos es el sueño ganadero de Antonio Torres y su hijo. Tras tener otro tipo de ganado, apostaron en el año 2007 por la compra de un lote de vacas y sementales de Guadalest y otro de Torrehandilla y Torreherberos, por la amistad que les une con su anterior mayoral. Aunque poco después eliminarían prácticamente todo esto, y comprarían al maestro Julián López «El Juli» todo lo que tenía de Joao Moura, de procedencia Maribel Ybarra.

Con esos mimbres, llevan unos años luchando padre e hijo, y trabajando de manera incansable para alcanzar sus sueños. En estos primeros años de su andadura como ganaderos de bravo, han apostado por una gran exigencia en los tentaderos, o como ellos dicen «el laboratorio». Y por la plaza de tientas de Los Rodeos, en tierras jienenses de Andújar, han pasado las máximas figuras del toreo para tentar a más de 150 toros a puerta cerrada. Son asiduos en esta ganadería toreros como Roca Rey, desde su etapa como novillero sin caballos, o el maestro de Chiva, Enrique Ponce.

Tomaron antigüedad en Madrid en el año 2016 con una novillada picada. En su corta trayectoria ya han lidiado un par de corridas de toros, y para esta temporada 2019 tienen en el campo un bonito lote de toros que está esperando destino para ser estoqueados por las figuras. Nos cuenta Antonio, que «para el año que viene tenemos dos o tres corridas de toros, y el objetivo es comenzar a lidiar todos los años una media de cuatro o cinco corridas, además de alguna novillada».

Hablamos también de la importancia que tienen en la actualidad los festejos populares tanto para Los Rodeos, como para muchas de las ganaderías del campo bravo. Y el joven ganadero nos dice que «se le debería dar la importancia y el lugar que tienen hoy en día. Los festejos populares están manteniendo muchas ganaderías y además es cuna de muchos y muy buenos aficionados». De hecho, hace escasamente un mes se lidiaron dos pedazo de toros de Los Rodeos en Beas de Segura, con una presentación de escándalo y que ofrecieron un gran juego.

La cámara de nuestro compañero Nacho Blasco nos acerca al interior de Los Rodeos, para contemplar la belleza del toro bravo en su máximo esplendor.

¡Disfruten!

Fotografías: Nacho Blasco
Texto: Ricardo Fuertes