Domingo 26 de mayo. Kevin de Luis, Antonio Grande y El Rafi. Se guardó un minuto de silencio por la triste pérdida del ganadero D. Fernando Domecq Solís.

Eran las 19:00 cuando arrancó el paseíllo en Sevilla en una calurosa tarde, donde se vio muy poco, por no decir nada, toros que ni fu ni fa y novilleros que prácticamente igual, pero ahí estábamos nosotros, los aficionados dando la cara una vez más. Bueno, nosotros y ellos los guiris, esos japoneses que se arman de valor y se gastan el dinero para realizar un buen puñado de fotos.

El primero de la tarde tuvo que ser devuelto por falta de fuerza, al caer en ambos puyazos y rodar como una croqueta por el albero maestrante. Salió el sobrero también de la ganadería de Espartaco, lo recibió Kevin con una tanda poco pulcra. Decidió cuidarlo por lo que en el caballo no recibió mucho castigo.  Comenzó su faena de muleta por el pitón derecho, el toro pidió firmeza en la muleta desde el principio, a Kevin le costó encontrar el sitio y las distancias con el animal no fueron las mejores. Fue una faena sin orden ni concierto. Pinchazo y estocada. Un aviso y silencio.

Turno para Antonio Grande, paró al toro con una buena tanda de verónicas rematando con una media. Su oponente era algo más parado que el anterior y le costó arrancarse al caballo. Con la muleta comenzó por bajo la faena, aprovechando la clase que el animal tenía, pudo ejecutar lances con clase, algo separado del toro, pero con clase. Se le vio firme y seguro con la mano izquierda, y muy encimista, pero el toro comenzó a mostrar su pobre condición física y se acabó. Media estocada. Vuelta al ruedo.

Corría en suerte El Rafi con el tercero de la tarde, toro con muy poca clase y sin bravura alguna que protestaba en cada embestida. Enganchon tras enganchon fue transcurriendo la muleta, a destacar únicamente 3 naturales con temple. Lo mejor de la faena la estocada. Leves palmas.

Toro muy manso y parado el cuarto para Kevin de Luis que no le dio ninguna oportunidad, se mostró voluntarioso pero alargó la faena más de lo que debió. Pinchazo y estocada. Silencio.

Se apuntilló el quinto desde el burladero por rotura de mano, buena actuación del “Topas”. El sobrero del hierro de Dolores Rufino tuvo un poco más de fondo y Antonio pudo desarrollar una faena en la que se vio relajado y agusto con la muleta dejando detalles  con la mano izquierda. Gran estocada y oreja. 

El último de la tarde tuvo clase, pero le fallaron las fuerzas. Bien con el capote parando al toro con un ramillete de verónicas con mucho sabor. El toro metió la cara abajo, pero El Rafi no aprovechó la clase del animal y se acabó aburriendo, a la vez que cansando. Estocada y vuelta al ruedo que se sacó de la manga.

Ficha del festejo:

  • Toros de Espartaco: Justos en presentación, faltos de fuerza y casta en general.
  • Poco más de 1/4 de plaza.
  • Kevin de Luis (granate y oro): silencio y silencio.
  • Antonio Grande (blanco y oro): vuelta al ruedo y oreja.
  • El Rafi (gris plomo y oro): palmas y vuelta al ruedo.
  • Tras finalizar el paseíllo se guardó un emotivo minuto de silencio por el reciente fallecimiento del ganadero D. Fernando Domecq.

Fotografías: Empresa Pagés.

Juan Luis Muñiz//@juanlumb