Quizá, uno de los carteles más esperados de la feria por la inclusión de Emilio de Justo por voluntad propia con la ganadería de Baltasar Ibán, pero este, sustituido por el percance sufrido el pasado tres de junio en Cáceres. El valenciano compartirá cartel con Curro Díaz y Pepe Moral.

Abre el cartel el torero de Linares. Curro, vuelve tras su paso el pasado día 1 de junio con la de Zalduendo. Hoy las exigencias en todos los aspectos son otras, y las expectación también es mayor. Los de Ibán, mueven las orejas. Lo que pueda pasar, es una interrogante hasta las nueve de la tarde.

El torero de Los Palacios comparece con una ganadería muy del público de Madrid. Pepe, parece no ser el mismo de antes y su estar en la plaza de Madrid se percibe en el tendido. Haría bien en dejar al apoderado y sus  voces en el hotel, y comparecer solo en la plaza. Julián Guerra lo que hace es incordiar con sus característicos gritos desgarradores desde el callejón. Yo, le mandaría rápidamente de vacaciones con billete de ida pero sin vuelta.

El bueno de Román coge esta sustitución que no deja de ser un arma de doble filo, sin tener necesidad y teniendo ya la feria hecha y con nota alta dejando unas muy buenas sensaciones. Sus actuaciones muy serias, se han caracterizado por la firmeza y sin aspavientos. Esto es tener compromiso, y con sin rehuir de ningún encaste. Y más en estas corridas cuando el público puede tomar fácilmente partido por el toro.