Valdellán debutaba en San Isidro, y bienvenido sea su debut para dar variedad al espectáculo. Un toro diferente, con un toro que con otros connotaciones en sus reacciones y comportamiento por su procedencia y encaste. La de hoy, con matices, fue interesante, siendo el mejor toro del encierro el tercero. Hoy, Santa Coloma, puso la firma de la tarde.

Robleño, Iván Vicente y Cristian Escribano, cada uno en mayor o en menor medida, dieron la cara y por momentos, y aún toreando poco, tuvieron brillantez en sus quehaceres.

Robleño recibió al primero, toreando para el toro y recogiendo su embestida. Este de Valdellán, fue reticente para pelear en el caballo y en banderillas, evidentemente esperó con la cara alta. Este, en la muleta de Fernando, embistió siempre con la cara alta y eso dificultó el toreo en redondo por ambos pitones, pero aún así, le consiguió soplar varios muletazos aún siendo de uno en uno. Estocada

El cuarto de la tarde, fue un toro casi sin definir en los primeros tercios, aunque no apuntó malas cosas. Fernando puso toda la carne en el asador con un toro complicado y poco agradecido. El buen trato del torero, hizo que los defectos no fuesen tan grandes. Este de Valdellán no paró en ningún momento y el acople y la construcción de la faena, también condicionada por el viento, fue prácticamente imposible. Estocada.

El segundo de salida, sacó más defectos que virtudes. La cara alta, no querer pasar…Con el caballo, ni quiso cuentas, y en banderillas, su peligro fue palpable. Este en la muleta también fue con la cara alta, metiéndose por dentro en cada muletazo independientemente del pitón. Iván lo intentó con toques suaves, pero el toro iba marcando al torero. Pinchazo y estocada casi entera.

El quinto, más bastote de hechuras, embistió en los primeros tercios de manera incierta y dubitativa. En el tercio de banderillas, durante la brega, no hizo malas cosas en los capotes. Iván lo trató con suavidad, pero el de Valdellán al tocar la muleta, respondía con violencia. El torero lo intentó por ambos pitones, pero sin éxito ni eco en los tendidos. Estocada.

Con gusto y armonía, recibió Escribano por verónicas al tercero de la tarde, y de la misma manera lo dejó en el caballo. Tras el tercio de varas, Robleño quitó por verónicas al de Valdellán. Este, con una embestida más franca, humilló en los capotes durante la brega en el tercio de banderillas. Cristian brindó al respetable viendo las bondades del toro, y este lo cuajó sobre todo por el pitón derecho luciendo al toro y dándole distancia. Toro bravo y encastado este «Carasucia» Por el pitón izquierdo, el cárdeno fue exigente y en algunos momentos puso al torero en apuros, siendo los mejores pasajes de la faena por el derecho. Con los aceros no estuvo nada acertado y casi escucha los tres avisos.

El sexto, un toro grande y con mucha romana, no tuvo malas ideas en los primeros tercios, pero quedó todo por ver para el último tercio. En banderillas, Raúl Cervantes saludó montera en mano tras parear. Este de Valdellán, tuvo una embestida sosa y plomiza y Escribano, navegó como pudo con el toro, con el añadido del viento. Lo intentó por activa y por pasiva por ambos pitones y en algunos momentos tuvo atisbos de brillatez. Casi media estocada.

FICHA DEL FESTEJO:

Plaza de toros de Las Ventas. Media entrada. Toros de Valdellán de juego variado, siendo el más destacado el tercero, bravo y encastado en la muleta.

Fernando Robleño. Palmas y saludos

Iván Vicente. Silencio. Silencio en ambos

Cristian Escribano. Leves pitos y silencio