Buena novillada la que El Torreón envió a Granada, donde Aquilino Girón cortó una oreja, y Borja Collado y Miguel Aguilar dos apéndices para abrir la puerta grande en la última tarde del serial granadino. Además, Aquilino tuvo que pasar a enfermería tras dañarse los ligamentos de la rodilla.

El primer novillo que saltó fue para Aquilino Girón. Era bonito y armónico Bocadito, pero su interior era muy diferente. Parado de salida y durante toda la lidia, era mirón y muy peligroso por el pitón izquierdo. Basó la faena por el derecho el granadino, dejando varias tandas de derechazos. Hizo varios circulares invertidos antes de tirarse a matar o morir, donde se llevó un fuerte golpe en el muslo y mató de estocada.

A portagayola se fue Borja Collado en su presentación en Granada. También de rodillas comenzó la faena de muleta, en los medios y sacándolo por detrás. Después, derechazos, pases de la firme, molinetes y algún natural bueno. Llevó al buen novillo de El Torreón largo, dándole espacio y arrimándose mucho. Volvió a echarse de rodillas al término de la lidia y pinchó lo que hubieran sido dos orejas, clavando un estoconazo y cortando una en una faena de temple y poder.

De rodillas se puso Miguel Aguilar para comenzar la lidia a su primer novillo en España, pues hacía su presentación como novillero con picadores en Granada. Demostró parsimonia, coraje y valentía, haciendo una faena larga pero ligada al tercero. Fue variada, con muletazos de calidad por ambos pitones, y un arrimón final que casi deja sin respiración a varias personas. Una última tanda de rodillas pasándose los pitones muy muy cerca del pecho, en los que el mexicano no se inmutaba. Pinchó y cortó una oreja.

Se picó demasiado el cuarto, de nombre Margaritillo,, al que Borja Collado quitó por saltilleras muy ajustadas. En la muleta denotó nobleza y clase. Una faena larga, quizás demasiado, y de poca transmisión, que no llegó a cuajar en los tendidos. Fue una faena basada en derechazos, algún molinete y circulares invertidos. Pinchó varias veces Aquilino Girón y se llevó dos revolcones importantes. Ovación tras la fuerte paliza.

Rozaba Borja Collado la puerta grande y salió a comérsela. Una faena pura, de temple, de tesón, llena de elegancia y quietud, de valentía y sonrisa, la que no perdía en ningún momento el valenciano. Dio dos tandas de derechazos que hicieron gritar a la más de media plaza que se congregaba para ver el último festejo de la feria del Corpus 2019. La banda Felipe Moreno interpretaba Suspiros de España, y suspiros es lo que Borja arrancó a los asistentes con su quietud y arrimón. Se llevó dos revolcones, uno tras empalarlo por el muslo y otro, acto seguido, al pisarlo. ¿Y qué? Borja seguía a lo suyo, queriendo reventar Granada, y lo consiguió. Mató de estocada algo delantera, y cortó una oreja a un buen novillo para abrir la puerta grande de la Monumental de Frascuelo.

Recibió por verónicas con rodillas flexionadas Miguel Aguilar al sexto y último de la feria, Obstinadillo, al que quitó por una especie de veleta. Con un cartucho de pescado en los medios inició la faena de muleta. Cabeceaba este sexto, pero poco le importó al mexicano, que se arrimó y se los pasó muy cerca. Faena variada la que realizó y también se llevó un revolcón, matando de estocada delantera. Cortó una oreja.

Plaza de toros de Granada. Cuarta de abono.
Casi tres cuartos de entrada. Novillos de El Torreón, muy bien presentados y buenos en líneas generales, para
Aquilino Girón (negro y oro), oreja y ovación.
Borja Collado (salmón y oro), oreja y oreja.
Miguel Aguilar (malva y oro), oreja y oreja.