El objetivo de La Tierra del Toro vuelve a aterrizar en pleno campo portugués, para visitar y conocer los toros de Núñez de Tarifa. Una ganadería que posee una interesante historia detrás de sí, y que pertenece a una de las familias más relevantes del campo bravo. Y es que son cerca de 300 años y nueve generaciones los que la familia Núñez lleva dedicándose a la cría del toro bravo y luchando de manera incansable por su pasión.

Y es que Curro Núñez es un apasionado del toro y de su historia. Cría sus Núñez, en la finca ‘Barahona’ en tierras lusitanas y actualmente cuenta con aproximadamente 230 vacas de vientre y varios sementales, tanto de la casa, como alguno prestado de Núñez del Cuvillo. Para este año 2019, son siete corridas de toros y una novillada las que tienen reseñadas en el campo. Los toros de Núñez de Tarifa estarán en plazas como Huelva, Cieza, Melilla o la de Granada que ya fue lidiada hace escasas fechas por Joaquín Galdós, Pablo Aguado y José Garrido.

Les dejamos con estas preciosas imágenes captadas por nuestro compañero Nacho Blasco, y les dejamos unas líneas con la apasionante historia de esta ganadería. ¡Disfruten!

Origen de la ganadería:
En 1832 procedente de D. José Vázquez de Sevilla formó su ganadería D. José María Benjumea Vecino, debutando en Madrid el 19 de octubre de 1848. En 1869 se lidiaron a nombre de hijos de José Maria Benjumea y en 1876 a nombre de sus descendientes, Diego y Pablo Benjumea Pérez de Seoane, pastando las reses en el Cortijo de San José (Sevilla). En 1919 se vende la ganadería a José Gomez (Joselito el Gallo) que desistió de hacerse criador de toros por el sentimiento que le produjo la muerte de su madre, y se limitó a liquidar el ganado con venta de algunos lotes o por sacrificio en el matadero. En el año 1999 es rehabilitado el hierro por Isabel Benjumea Cabeza de Vaca descendiente directa del fundador de la vacada y madre del actual propietario, D. Francisco Núñez Benjumea, que en el año 2005 compra la ganadería. Actualmente, la ganadería está formada por vacas y sementales de Joaquín Núñez del Cuvillo, padre del representante, cuya ganadería ha sido formada durante 25 años con varias ramas, todos de procedencia Mora Figueroa.

Fotografías: Nacho Blasco 

Texto: Ricardo Fuertes