Ni chicha ni limoná, pero algo habrá que contar de una tarde de algarabía en los tendidos, pero de nulo contenido. Ni los de el Puerto, ni los de La Ventana dieron el juego deseado. ¿Y la terna? Sigan leyendo…Aunque en resumidas cuentas, De Justo lo emborronó en el cuarto de la tarde con los aceros, Simón sigue en su línea bullanguera en tierra de nadie y Marín dejó apuntes con la zurda en su primero.

El primero de la tarde, grande, con caja y alto de cruz, fue frío y abanto de salida y en los primeros tercios. (Algo normal en esta ganadería y encaste) En banderillas, el toro recrudeció el tercio esperando y midiendo. El toro en la muleta, acusó el excesivo tercio de varas. De Justo, poco o nada pudo hacer. Un toro con movilidad, da en cierto modo opciones, pero este, no llegó al tercio de muleta. Emilio estuvo firme en todo momento, ante las contadas y ásperas embestidas del animal. Algo más de media estocada.

El cuarto, del hierro de La Ventana del Puerto, también alto de cruz, tenía estampa de toro antiguo al ser cariavacado. Este, miró y esperó en los primeros tercios, saliendo despavorido del caballo cuando sentía la puya. En banderillas, no lo puso fácil…Emilio realizó una faena como solemos decir, para aficionados. De Justo, lo metió en la muleta por ambos pitones realizando el torero clásico y sin buscar el rescoldo de las peñas de sol. Toreó sin más. El torero, con mucha suavidad, firmó lo más destacado con la diestra. Los de pecho y los trincherazos, le dieron forma a la faena ante el silencio de la plaza al ser el toro de la merienda. Estocada contraria y varios golpes de descabello.

El segundo de la tarde, con más clase y mejor estilo de salida y posteriormente en los siguientes tercios, adoleció de tener más carbón en sus entrañas. Este, por lo menos fue mejor tratado en el caballo. En banderillas, tuvo que ser provocada su embestida. Alberto, cada vez más bullanguero, comenzó la faena con las rodillas clavadas en la arena. El torero de Barajas, cada vez usa más recursos en la estructura de la faena. Hoy no fue menos…En Pamplona vale ese bullicio, (En Madrid últimamente también) El de el Puerto de San Lorenzo, bajó rápido el cierre del kiosko, pero lo poco o mucho que pudo tener, lo desaprovechó Simón. Estocada haciendo guardia y varios golpes de descabello.

El quinto, también del hierro de La Ventana del Puerto, tampoco fue un ejemplo de clase y bravura. Las buenas ideas, no le acompañaron en los primeros tercios, y el querer ir con la cara alta, fue lo suyo. Ni el paso por el caballo le hizo bajar una cuarta de cara al tercio de banderillas; ahí ya manifestó que no le sobrarían las fuerzas. Simón, empezó de nuevo la faena de muleta de manera poco inteligente. De rodillas…A partir de ese momento, el toro bajó la persiana y el torero de Barajas pegó pases sin ton ni son, pero con ganas de agradar. Estocada

El tercero de la tarde, también salió el suelto, y al salir del caballo manseó buscando la huida, aunque en el peto apretó. En banderillas, manifestó que no le sobrarían las fuerzas…Marín, le cogió bien el pulso por momentos al toro por el pitón izquierdo (Por momentos, al salir el toro desentendido del muletazo) Por el pitón derecho, el toro era otro y soltaba la cara, De nuevo, cogió la franela con la zurda, pero la faena no cogió vuelo y todo quedó en un querer y no poder. Pinchazo y estocada.

El sexto y último, de el Puerto, siguió la línea de la ganadería, de ser frío de salida, y sin definir en los primeros tercios. Toda una incógnita por resolver tras el brindis al respetable. Ginés, tenía el deber y compromiso de intentar salvar la tarde, pero este toro, con la virtud de la nobleza, también adoleció de tener poco carbón en las entrañas. Marín lo intentó por ambos pitones, estando correcto en todo momento, pero…Pero fue un querer y no poder y navegar con la corriente prácticamente en contra por la condición desentendida del toro al salir del muletazo y con la cara un tanto alta. Con el agravante de perder las manos si le bajaba la mano. Estocada casi entera y varios golpes de descabello.

FICHA DEL FESTEJO:

Plaza de toros de Pamplona. Lleno. Toros de el Puerto de San Lorenzo y La Ventana del Puerto (4º y 5º) con poca raza sin clase en líneas generales.

Emilio de Justo. Silencio en ambos

López Simón. Silencio y vuelta al ruedo

Ginés Marín. Silencio en ambos