Los de Núñez del Cuvillo, han dejado en el cronómetro, un tiempo de 2 minutos y 17 segundos, pero con algo más de emoción que en días anteriores. Por fin, un oasis en el desierto.

Hasta la Curva de Mercaderes, toda la manada fue compacta, pero a partir de ese punto en adelante, dos toros algo más rezagados del resto, permitieron ver bonitas carreras por parte de los corredores al quedar huecos libres. En el tramo de Telefónica, de igual manera se pudieron ver bonitas carreras. El resto, tan previsible y adulterado por el excelente trabajo de la cabestrada F1 de la ganadería El Uno.

Un toro jabonero, quiso liderar la carrera sobrevolando por las calles de Pamplona, y por momentos se puso a la altura de los cabestros que abrían la manada.

Según balance de heridos, cinco traslados al Complejo Hospitalario de Navarra. Cuatro de ellos por contusiones y uno por herida por asta de toro producida en la Cuesta de Santo Domingo.