sdr

Tarde calurosa y húmeda la que se presentaba en Roquetas de Mar para dar comienzo a la feria de abono de Santa Ana, tras la clase práctica celebrada ayer. Los toros de Núñez del Cuvillo fueron de buen juego en general a pesar de ser muy anovillados de presentación. David Fandila ‘El Fandi’ no tuvo opciones con el primero pero se vació en el segundo, al contrario que Sebastián Castella, que toreó lento y templado al segundo, pero el quinto fue demasiado manso. Cayetano se llevó tres orejas de Roquetas pese a no realizar ninguna faena de relumbrón.

Con una larga cambiada de rodillas recibió David Fandila ‘El Fandi’ a Candelito, el primer toro de Núñez del Cuvillo, que empujó al caballo de Alonso Sánchez. Quitó por chicuelinas ajustadas y levantó al respetable en las banderillas. Con la muleta faltó toro. Se notó el desgaste en banderillas y el caballo y salió a relucir la mansedumbre. Era mirón por el derecho y se deslizaba mejor por el izquierdo, por donde fue toda la faena, que no transmitió a los tendidos a pesar de los molinetes y y circulares del granadino. Mató de media estocada caída y algo trasera.

Con delantales paró Sebastián Castella al segundo, al que Antonio Chacón puso dos buenos pares que hicieron que se desmonterara. Mucho temple tuvo el francés en la faena de muleta. Quieto, sin mover las zapatillas del albero, dio unas tandas eternas, con pases cambiados y circulares elegantes, entendiendo perfectamente el ritmo, el tiempo y los terrenos de Sosegado, que tuvo además duración y se tragó muletazos y naturales muy desmayados. Se metió entre los pitones y dejó que la muleta llevase las embestidas del de Núñez, que iba y venía detrás en cada pase. Cortó dos orejas tras estocada trasera.

Cayetano recibió al tercero con verónicas y una revolera. En la muleta Hoacino tenía ritmo, fijeza y pedía todos los pases por abajo. Cayetano así lo entendió y ligó tandas por ambos pitones, aunque no terminó de acoplarse. Pases mirando al tendido, molinetes de rodillas y una buena estocada recibiendo hicieron que cortara dos orejas tras un aviso.

Tras la merienda David Fandila tenía que tirar la moneda al aire para no ser el único que se fuese a pie del coso roqueteño y formó un alboroto. De rodillas recibió al veloz cuarto y quitó por zapopinas. Tras el tercio de banderillas, comenzó la faena de muleta con las rodillas hundidas en el plato de la plaza. Este cuarto se deslizaba bien y en los medios el granadino realizó toda la faena. Temple, elegancia, llevando a Rescoldito largo y haciendo una faena variada. Cartuchito de pescado, molinetes, y naturales muy buenos. Estaba a gusto y lo demostró en cada pase que dio antes de clavar un estoconazo y cortar dos orejas con una fortísima petición de rabo.

Mucha templanza en las verónicas de Castella para recibir a Aguaclara, el quinto de la tarde, que no hizo honor a sus hermanos de reata y fue un pozo de mansedumbre. El francés, voluntarioso, realizó una faena larga ante un parado Núñez y cortó una oreja tras media estocada.

Muy suelto saltó el cierraplaza, al que Cayetano no consiguió entender con la muleta. Lo intentó de diversas formas pero no fue capaz de acoplarse, transmitir y hacer la lidia que el sexto de Núñez de Cuvillo requería. Realizó una larga faena que culminó con una estocada en el sitio.

Plaza de toros de Roquetas de Mar.
Casi lleno.
Toros de Núñez de Cuvillo, de buen juego en general excepto el 5°, y anovillados de presentación, para
David Fandila ‘El Fandi‘ (verde manzana y oro), ovación con saludos y dos orejas con petición de rabo.
Sebastián Castella (nazareno y oro), dos orejas y oreja.
Cayetano Rivera (azul rey y azabache), dos orejas tras aviso y oreja.