La afición taurina de Valladolid, tanto de la capital como de la provincia, ha dicho “basta ya”. Cansados de no ser tenidos en cuenta, y ante la evidencia de que en su feria de septiembre y en la corrida en honor al patrón de los toreros, San Pedro Regalado, se lidian reses impropias de la categoría, dignidad e historia de la propia ciudad y de su coso taurino, han redactado un Manifiesto en el que exigen respecto a la empresa.

La promoción de la tauromaquia, a través de la celebración de novilladas, y la presencia de los diestros vallisoletanos en los carteles de la feria, son dos de los pilares que sostienen sus reivindicaciones, entre las que también se incluyen la potenciación de la asistencia para jóvenes, desempleados y jubilados, con precios especiales, así como la presencia de la mujer en los empleos que genera la feria.

Desde que se ha conocido la existencia de este manifiesto se están comenzando a sumar, junto con aficionados individuales, peñas y asociaciones de la capital y de la provincia.

El citado manifiesto dice lo siguiente:

MANIFIESTO DE LOS AFICIONADOS TAURINOS DE VALLADOLID
Por la dignidad de nuestra feria, por el respeto a nuestros toreros
Los aficionados taurinos exigimos a la empresa:

PRIMERO.- Respeto a los aficionados en la confección y categoría de los carteles.
SEGUNDO.- De modo muy especial en la presentación íntegra y contrapío de las reses que se lidian en nuestro ruedo.
TERCERO.- Respeto a los toreros de la tierra, como hacen las demás empresas, como por ejemplo en Salamanca, Albacete, etc.
CUARTO.- Que se anuncie a nuestro matador de toros José Miguel Pérez ‘Joselillo’, en un cartel digno y con astados de prestigio.
QUINTO.- Que se dé la oportunidad de tomar la alternativa a nuestro único novillero, Ricardo Maldonado, en un cartel digno.
SEXTO.- Que se incluya en la feria de septiembre una novillada, y en San Pedro Regalado se anuncie un festejo de promoción para novilleros sin caballos de la tierra y de Castilla y León.
SÉPTIMO.- Se potencie, con precios especiales, la asistencia a los festejos de jóvenes, jubilados y desempleados.
OCTAVO.- Que se potencie la presencia de la mujer en los empleos temporales que genera la feria.
NOVENO.- Que establezca un cauce de comunicación permanente y directo para que los aficionados puedan mostrar su parecer respecto de los toreros y ganaderías que les suscitan más interés.
DÉCIMO.- Que promocione la feria taurina de tal modo que se visualice en espacios públicos publicitarios y la ciudad sea consciente de la importancia cultural de la tauromaquia.