Fernando Cuadri he recibido el premio Colombinas de Honor que, en su segunda edición, le ha entregado la empresa Espectáculos Taurinos La Merced, gestora de la Plaza de Toros de Huelva, para reconocer su “trayectoria ejemplar al frente de la ganadería familiar”, de la que tomó el timón hace ahora 46 años de manos de su padre, y que cuya primera línea abandona ahora para hacer lo propio con sus sobrinos. Un reconocimiento compartido in memoriam con sus hermanos Luis y Juan, que también ha conducido a la vacada junto a él en los últimos años y que Fernando ha hecho extensivo a quien fuera su mayoral durante tantos años, José Escobar.

“Fernando, junto a sus hermanos, ha seguido con fidelidad y lealtad admirables el encargo que les hizo don Celestino, su padre, hasta el punto de convertir el sueño ganadero de aquel hombre en uno de los hierros más reconocidos y queridos por el mundo del toro en general. Y todo ello, desde la máxima del rigor, el respeto profundo a una filosofía ganadera y una seriedad impecable”, ha dicho Carlos Pereda, en nombre de la empresa de la Plaza de Toros de Huelva. A ella ha dado las gracias Cuadri ya con la carabela de plata en que consiste el premio en sus manos, “por confiar en nosotros aun en un año en el que las cosas no nos han salido bien. Es de agradecer el gesto de confianza que se tiene en nosotros y la expectación que la gente nos ha transmitido desde que los carteles se anunciaran. Ojalá mañana respondamos en el ruedo”, espetó Fernando.

Con este premio Colombinas de Honor, Espectáculos Taurinos La Merced pretender agradecer cada año a personas o entidades que, a lo largo de los últimos años, se han destacado por su aportación al toreo de Huelva en general y a la Feria de Colombinas en particular. El primero de estos galardones recayó el año pasado en Juan Ramón Romero y Bartolomé Martos, componentes durante muchas temporadas del programa Carrusel Taurino de Canal Sur Radio, a cuyo frente cumplieron dos décadas, precisamente en 2018. Una trayectoria al frente del espacio que comenzaron, precisamente, en la feria onubense.