Dieciséis años después, los toros de la ganadería Hijos de Celestino Cuadri están de nuevo en lo corrales de la Plaza de Toros La Merced, adonde han arribado este mediodía procedentes de Comeuñas. Había expectación en las entrañas del coso esta mañana por la llegada de las reses, ya que no era una llegada cualquiera por lo que significa esta ganadería para la afición en general y para la de Huelva en particular. No cabe duda que existe un componente de profunda admiración hacia este hierro y su familia y, que vuelva a lucir en Colombinas, es uno de los grandes alicientes de la feria.

La corrida ha pasado el reconocimiento veterinario y descansa ya en los corrales entre las miradas de público, aficionados y profesionales que se acercan a contemplarla. Entre todos ellos, un comentario común de satisfacción por su presencia, «tan marca de la casa, pero sin exageraciones. Está en tipo de embestir», comentaban diversos profesionales hoy en la meseta de toriles mientras se desembarcaban los toros. Junto a ellos, los nuevos ganaderos Luis, Antonio y Fernando Cuadri, en cuyas manos está ya el relevo de la vacada y que hoy asistían atentos e ilusionados a su estreno como ganaderos en la plaza y la feria de su tierra.