Daniel Crespo fue el triunfador de la tarde más esperada en la mini temporada del Puerto de Santa María. Llegó por la vía de la sustitución en lugar de Pablo Aguado y aprovechó la oportunidad cortando una oreja a cada toro y saliendo por la Puerta Grande de su plaza.

No fue una tarde para él. Compartía cartel con El Juli y Manzanares y con una plaza con buen aspecto en los tendidos. La faena a su primero fue de más gusto y temple, haciendo un toreo clásico. En el último tiró de raza y recursos ante un encastado oponente. La espada le funcionó en los dos toros y eso le posibilitó el triunfo.

El Juli no tuvo su tarde, no se encontró a gusto en ningún momento tocándole el lote más deslucido del encierro. Manzanares perdió el triunfo con la espada. Brilló sobre todo con los naturales al quinto de la tarde, mientras que en el segundo dejó una buena faena de toreo en redondo.

Bonito toro melocotón saltó en primer lugar al ruedo de la Plaza Real. Lo recibió El Juli con verónicas muy templadas y de mano baja. Casi sin picar se cambió el tercio. Buen quite por chicuelinas muy ajustadas realizó El Juli. Faena de oficio y técnica del madrileño que tuvo que lidiar con el toro y con el viento. Al de Domingo Hernández le faltó clase y motor, siendo un toro bastante noble. Estuvo más lucido con los naturales, donde el toro tenía un tranco más, aunque más seguro anduvo con la diestra, más protegido del viento. La faena tuvo un nivel medio sin llegar a romper. Media estocada en el segundo intento. Ovación.

Con un buen juego de brazos recibió a la verónica José María Manzanares al segundo de la tarde. Hubo compás y ritmo. Cumplió el toro en la cara recibida. La faena de muleta fue un reflejo del buen momento que atraviesa Manzanares a día de hoy. Faena basada en el pitón derecho, muy ligada y elegante. Hubo profundidad y empaque en su toreo en redondo. Puso mucha fibra el alicantino. El toro tuvo cosas buenas, tenía humillación y clase aunque le faltó finales. Por el izquierdo también dejó buenos naturales aunque no lo pudo redondear por el viento. Finalizó la obra con unas manoletinas y un cambio de mano que puso al público en pie. Falló con la espada perdiendo el triunfo. Ovación.

Decidido salió Daniel Crespo. Recibió al toro con unas cordobinas muy estéticas que tuvieron un gran calado en el público. Lo dejó crudo en el caballo. Lo cuajó Daniel Crespo con la muleta. Comenzó con unos doblones por bajo enseñándole al toro el camino y diciéndole quién manda. Tuvo mucha verdad la obra. Intentó buscar la verticalidad y la relajación delante de la cara del toro. El de Garcigrande tuvo mucha movilidad yendo a más. El portuense ligó los pases con temple y gusto por ambos lados, sin importarle el viento. Lo mejor fue la tanda última con un toreo de ayudados por bajo muy clásico yendo a tablas que puso al público en pie. Estocada entera arriba. Oreja.

El viento dejó torear a la verónica al Juli en el cuarto de la tarde. Con temple, verticalidad y mano baja dejó un buen ramillete de verónicas saliéndose al tercio.  Empujó en varas con los riñones. Toro con dificultades, reservón y sin entrega. Con oficio lo lidió El Juli aunque sin brillantez. No conectaron ni toro ni torero y la faena quedó en esfuerzo sin brillantez. Dejó una estocada al segundo intento. Silencio.

Manzanares recibió al quinto de la tarde con verónicas con empaque a un toro que embistió con celo. En el tercio de varas se vivió un momento comprometido, el toro a punto estuvo de derribar al varilarguero que aguantó in extremis la embestida sobre el equino. Gran tercio de banderillas el que realizó Daniel Duarte. La faena de Manzanares tuvo altibajos. Intercaló momentos de gran brillantez con otros más atropellados. Lo mejor fue el toreo al natural. Lo toreó al ralentí con mucho temple y belleza. El toro sacó casta y gran clase sin regalar los muletazos. Realizó un esfuerzo importante el alicantino. No pudo ser una faena rotunda pero si hubo grandes pasajes. El descabello le privó de pasear el trofeo. Ovación.

El cierra plaza fue el más terciado de la tarde. Le faltó clase de inicio. Daniel Crespo intentó estirarse a la verónica aunque el toro deslució el recibo enganchado el capote. También a este toro lo dejó crudo en el caballo. Fue encastado para la muleta pidiendo los papeles al matador. Daniel Crespo estuvo bien con él, firme e intentando llevarlo por abajo y largura. Se le notó falta de oficio por momentos supliéndolo con su ambición y ganas de querer funcionar. Sobresalió una buena tanda de toreo en redondo muy por abajo y varios naturales con la figura erguida. Aguantó firme las coladas y miradas del de Domingo Hernández. Intentó siempre el toreo clásico. Estocada entera. Oreja.

Ficha del festejo:

Plaza de Toros Real del Puerto de Santa María. Tres cuartos de plaza.

Toros de Domingo Hernández y Garcigrande (3º). 1º noble, 2º faltó finales, 3º movilidad, 4º reservón, 5º buen pitón izquierdo y 6º encastado.

El Juli (nazareno y oro). Ovación y silencio.

José María Manzanares (sangre de toro y azabache). Ovación y ovación.

Daniel Crespo (tabaco y oro). Oreja y oreja.

Sergio Maya / @sergiomaya7