La localidad madrileña de Ciempozuelos situada en la zona sur de Madrid «recupera» y entre comillas sus cuatro encierros, dentro del marco de sus fiestas patronales en Honor a la Virgen del Consuelo en la segunda semana de septiembre.

La localidad madrileña de Ciempozuelos, este año recupera sus cuatro encierros, y a parte tendrá un concurso de recortes, y un tentadero público benéfico bajo el marco de sus fiestas patronales en Honor a la Virgen del Consuelo, tras la sequía taurina que tuvo en el año 2015 hasta el 2018, bajo la dictadura del partido político, Ahora Ciempozuelos. O para entendernos, Podemos.

Podemos, o mejor dicho, «Jodemos» es un partido dictatorial, que con su entrada en dicho municipio madrileño en 2015, hizo un recorte económico en los festejos taurinos que, dejo sus feria taurina para el tiro de mulillas, y solamente pudo dar hasta la fecha, dos encierros con novillos, y no con toros como antaño. (Evidentemente toda recuperación, lleva un proceso) Como era de esperar, bajo el lema de «Jodemos» las corridas de toros quedaros suprimidas.

No es moco de pavo recuperar las tradiciones destruidas por políticos con brazos de madera, y poner todo en orden y en su sitio lleva su proceso, pero al menos, y algo es algo y aunque no sea con toros, y de momento para este año, Ciempozuelos ya cuenta con sus cuatro encierros habituales.

Un tentadero público gracias al esfuerzo y organización del torero local aunque ya retirado Julián Zamora, con la colaboración del Excelentisimo Ayto de Ciempozuelos, la Fundación Aladina y la Asociación Cultural Taurina Bienhecho, harán posible que trencen el paseíllo Alberto Lamelas, Miguel de Pablo, Cristian Escribano y Juan Manuel Jiménez. Los novillos serán de las ganaderías Venta Nueva y Martín Campos.

Sin entrar en temas políticos, y mucho menos en partidas presupuestarias, destinadas de más o menos cuantía económica en comparación del años 2018, u años anteriores, o lo que opinen o hagan unas siglas u otras, esperemos que este sea el primer escalón para una recuperación total y absoluta, para dicha localidad madrileña en asuntos taurinos. Lo demás, es opinar bajo una percepción personal, y la baraja de números, por un lado debe de quedar al margen prevaleciendo este paso al frente para recurar las tradiciones y señas de identidad, de un pueblo que no se merece menos en sus fiestas patronales.