La Glorieta se ha convertido en una tómbola, todo es dar despojos y vueltas al ruedo a los toros sin ton ni son (indultos también pero aún no hemos visto un todo medio bravo para que le den ese premio). Hoy se han dado seis orejas, alguno dirá que las pidió la gente y tienen razón pero a los públicos hay que educarlos y enseñarlos. Señor presidente piénselo y háganos un favor a todos. El palco le queda grande. No tiene rigor ni a las doce de la mañana ni a las seis de la tarde. No lo dude y no mire atrás.
El gran premiado de esta tómbola fue El Juli. Su primero manseo en los primeros tercios pero el madrileño aprovechó las primeras embestidas para lancear a la verónica y realizar un quite por chicuelinas mientras el toro buscaba tablas. Inició doblandose con «Presor», Julián tiró de esa técnica prodigiosa que tiene para encelar la embestida en su muleta. Una vez con el toro metido en la franela llegó ese toreo mentiroso de pico, al hilo del pitón, descargando la suerte y escondiendo la pierna contraria. Pero hubo ligazón y eso fue lo que al público. Lo mejor fueron dos naturales con la figura erguida, en la suerte suprema la espada se le fue abajo al ejecutar la suerte con un salto hacia afuera. Pero no olviden que Otro perrito piloto.
«Posadero» tuvo la suerte de caer manos de El Juli, otro toro que manseó de salida que empujó al caballo en el primer arreón pero que ni las cuerdas llegaron a meterle. En el quite salía con la cara suelta y El Juli solo se gustó en la media verónica. Pero este torero conoce este hierro mejor que la palma de su mano, normal cuando te anuncias día sí y día también, con mucha técnica volvió a dejar al astado embebido en los vuelos de la muleta. Se repitió la historia del segundo, la misma forma de destorear, y de nuevo otro perrito piloto en forma de dos orejas
Cayetano fue otro de los agraciados de la tómbola. Toda la falta de suerte que tuvo en su primero se la encontró en su segundo. «Amoroso» no llevaba ni una gota de casta en sus venas, el astado no tenía ni recorrido ni codicia ninguna, del torero de Ronda se podrá destacar una verónica y que con la muleta se puso por ambos pitones para enseñar la mansedumbre de su oponente.
Su premio gordo fue en el sexto, «Barquito» recibió una vuelta al ruedo póstuma exagerada.Otro perrito piloto . El toro no empujó en el caballo en su único encuentro, es más tenía la cabeza alta y solo por un pitón. En la muleta de Cayetano fue noble, pero en el momento que el torero se la dejaba alante para repetir a la cuarta embestida ya no quería, por no nombrar la cantidad de veces que perdió las manos. Cayetano le dió fiesta a su manera, quiso en todo momento hacerlo bien dando el pecho y cargando la suerte pero por momentos se le vio desbordado aunque los mejores muletazos de la tarde llegaron gracias a él. Con gusto toreo con la izquierda aunque no llegó aquello a romper en faena grande. Descabelló pero en esta tómbola que han convertido La Glorieta recibió su premio.
Morante no tuvo premio, o mejor dicho no quiso ni comprar boletos. Su lote fue malo hasta decir basta. Su primero embistió a oleadas cuando tenía la presa cerca, sin humillar ni emplearse. «Tango» derribó al piquero en el primer encuentro, tras varios minutos para levantar al caballo, Mambrú se lo llevó al picador que hacía guardia. Tres puyazos le recetó tapándole la salida, mientras el toro ni empujaba simplemente manseaba. Lo paso mal la cuadrilla de Morante con los palos, llegaron a pasar siete veces para clavar cuatro palos. El de la Puebla salió con la espada de verdad, fueron tres doblones y al dar el cuarto el aire lo descubrió, apunto de arrollarlo el astado. Lo siguiente que hizo el torero fue dar un bajonazo.
«Saltacotos» no embistió en ningún momento, sus primeras embestidas fueron a la defensiva. Dos puyazos se llevó, uno por cada picador. Volvió a fracasar la cuadrilla de Morante con los palos. Carreras detrás del toro sin ser capaces de someterlo en un terreno. Morante de la Puebla se dobló, al ponerse recto dio un bonito trincherazo y se acabó. A matar y a escuchar la bronca.
Sábado 14 de Septiembre. 4° de la Feria de la Virgen de la Vega de Salamanca. Toros de Domingo Hernández y Garcigrande (2° y 4°) mal presentados y mansos en líneas generales a excepción del sexto de nombre «Barquito» premiado con la vuelta al ruedo de manera exagerada. Tres cuartos largos de plaza.
Morante de la Puebla: bronca y bronca
El Juli: dos orejas y dos orejas tras aviso
Cayetano: silencio y dos orejas.