En la tarde de hoy en La Glorieta se ha vivido una lección de toreo moderno, el toreo de ligar muletazos sin importar su belleza. El parar, templar y mandar es historia, ahora hay que ligar aunque no cargues la suerte, agarres el estaquillador por el borde, cites con el pico y lo uses en lugar de los vuelos. Y no olvidemos la suerte de varas, en esta nueva tauromaquia se encuentra en peligro de extinción.

Abrió la tarde «Rescoldito» que lo recibió Ferrera flexionando una pierna, manso y blando durante los primeros tercios y compases de la faena, brillando Fernando Sánchez con los palos. En el toreo moderno también hay que ser enfermero, fue lo que hizo el extremeño en la primera parte de la faena. Con el toro metido en la faena y asentado con sus fuerzas llegó la lección. Ferrera tiró líneas en todo momento, al hilo del pitón  dio pases y más pases muy ligados. Lo mejor llegó al final cuando apretó al toro en una tanda por la izquierda. Mató con una estocada caída recibiendo que puso las dos orejas en sus manos, se escucharon algún pito hacia al palco tras pasearlas el extremeño.
«Aguafria» que hizo cuarto manseo en todo momento hasta que vio el trapo rojo. El primer capotazo de Ferrera fue un cambiado por la espalda con una mano, los dos siguientes fue una nueva suerte cruzando las manos mientras embestia el toro. Para después torear a la verónica con gusto y empaque, a la postre lo mejor de su actuación. La suerte de varas fue inexistente saliendo huyendo del caballo, manseo en banderillas clavando Montoliu por partida doble con la embestida hacia toriles y en el tercer par brillo de nuevo Fernando Sánchez. Con la franela se vio otra lección de toreo moderno. Más pases ligados por ligar. Destacar una tanda con la izquierda y con la derecha al final de faena sin montar la muleta. Pincho dos veces recibiendo al toro pero aún así corto otra oreja que volvió a provocar algún pito hacia el palco.
«Sinvaino» fue un toro manso, al igual que casi todos sus hermanos en los primeros tercios pero diferente en la muleta. En la muleta de Manzanares se movió con recorrido pero sin clase por ninguno de los dos pitones. Previamente fue un toro sin recorrido ni humillación en el capote de Manzanares, recibió dos puyazos saliéndose del encuentro con el caballo. Entro en quites Juan del Álamo con un delantal y cuatro chicuelinas rematando con una media. Brilló Duarte en banderillas. Manzanares compuso la figura pero todo era visual, muy despegado por ambas manos con el objetivo de ligar pases y más pases con la pierna de salida cada vez más escondida. El estoconazo le hizo cortar una oreja.
Con «Farfonillo» pudo dejar Manzanares un par de verónicas buenas. Un toro que en la muleta se movió pero el alicantino hizo ese toreo moderno que hay que ligar sea como sea sin rematar detrás de la cadera. Fallo con la espada en repetidas ocasiones y eso le dejó sin cortar otra oreja.
El tercero fue un toro acochinado, noble y con una embestida sosona. Saludó Mambrú tras dos buenos pares. Al inicio de faena de Del Álamo le faltó temple, el torero venía a cortar las orejas y le faltó asentamiento para mantener a «Feriante» de pie. Una vez templado el torero pudo ligar muletazos por ambas manos. A pesar del pinchazo y el bajonazo de nuevo otro pañuelo blanco asomando desde el palco y pitos tras pasear el torero la peluda.
«Aguaclara» cerraba la tarde. Del Álamo combino verónicas y chicuelinas en el recibo capotero. El sexto fue el único toro que empujó en el caballo, buen puyazo le recetó Alberto Sandoval. Salió enganchado y alborotado el quite del salmantino. Jarocho clavó dos grandes pares, podrían ser los pares de la feria. Con la pañosa faltó estructura, se vieron muchos pases y más pases sin sentido. Brillando algún derechazo que era el pitón bueno del toro. Cortó Del Álamo la oreja que le faltaba para salir en hombros por La Puerta del Toro
Domingo 15 de Septiembre. 5° de la Feria de la Virgen de la Vega de Salamanca. Seis toros de Núñez del Cuvillo desiguales de presentación, mansos en los primeros tercios y nobles en las faenas de muleta. Más de media plaza.
Antonio Ferrera: dos orejas y oreja con leves protestas
José María Manzanares: oreja y ovación
Juan del Álamo: oreja tras dos avisos y oreja con leves protestas