Empezó la feria de San Miguel con una plomiza tarde en La Maestranza. Muy condicionada por el escaso juego de los novillos.

El primero de la tarde salió suelto en el capote y mostró la poca casta desde el primer tercio, tónica que repitieran sus hermanos a lo largo de la tarde. Empezó Rafael González de rodillas y demostró su disposición y mando durante toda la faena pero poco se pudo hacer. Más con menos imposible. La espada cayó  entera y contraria, se escuchó la primera ovación de la tarde. 

El segundo de la tarde sería más de lo mismo. Voluntad de Calerito que no tuvo oponente, lo intentó sin suerte por ambos pitones. Novillo venido a menos. Estocada casi entera. Segunda ovación de la tarde. 

Antonio Grande toreó muy despegado durante toda la faena, pese a tener otro novillo soso no se cruzó y los allí presentes poco pudimos ver. Con los aceros estuvo correcto, la espada entró hasta la empuñadura. Tercera ovación de la tarde. 

En el cuarto llegaría el oasis en el desierto. Derribó el novillo al caballo. Con la derecha de Gonzalez despertó la tarde. Muy templado el novillero y mandando con la diestra. Sonó la música y se despertó la Maestranza. Faena de más a menos, el pitón izquierdo tuvo menos protagonismo y caló menos en el tendido. Se atacó a final de faena, dan una infinidad de pases sin sentido alguno. Pechó con el mejor novillo hasta el momento. Lo mato de una estocada entera pero un punto trasera. Fortísima petición de oreja pero se mantuvo firme el presidente, con la vuelta el premio ya era suficiente. 

Se marcho Calerito al portón de chiqueros, más disposición que pulcritud a la hora de realizar la suerte. Con la muleta no duró ni dos tandas, se rajó “Bienvisto” pero decidió el novillero continuar. Una cantidad de pases que le llevaron a la cogida, segundos interminables los que pasó el novillero colgado por la axila izquierda, esperemos que no sea grave. González lo mató por el compañero pero se atascó con el acero. 

El que cerró tarde tuvo más movilidad pero sin acabar de romper. Apostó Grande por el y mostró de nuevo disposición y firmeza. De nuevo una amalgama de pases que poco o nada decían. Le metió la espada y su labor quedó silenciada. 

Tarde que empezó gris por el juego de los novillos y terminó negra por la fea cogida de Calerito. Se agradece la disposición de lo novilleros pero demasiado  brindis para tan poco vino. 

Ficha del festejo. 

Plaza de toro de la Real Maestranza de Sevilla. Primera de la Feria de San Miguel. Media entrada. Novillos de Villamarta, bien presentados pero faltos de casta y flojos en líneas generales. 

Rafael González (marino y oro): ovación y vuelta tras fuerte petición. 

Juan Pedro G. “Calerito” (berenjena y oro): ovacion y silencio. 

Antonio Grande ( carmesí y oro): ovación y silencio. 

Incidencias: al término del paseíllo se guardó un minuto de silencio por el recientemente fallecido, Andres Luque Gago, banderillero sevillano.  

Juan Pedro García “Calerito” resultó cogido por el quinto novillo de la tarde. 

Imagenes: Carlos Grasa.

Carlos Grasa Pejenaute.