Hoy era el día de Jorge Isiegas, de aquel que en sus inicios en calidad de novillero, quizá nunca soñó con una alternativa de gran calibre, y para tal ocasión como manda la tradición. De blanco y oro…El Juli, le doctoró en el escalafón superior bajo la lona del Coso de Pignatelli. La Feria del Pilar, el último puerto de montaña de primera. Todo un sueño, pero al mismo tiempo un reto. El resto, en las siguientes líneas.

Con ritmo y compás le gano el paso Isiegas en el saludo capotero al toro de la alternativa, «Encendido» El toro no fue pegado en exceso al no estar sobrado de fuerzas. Más calidad que poder mostró en banderillas…Tras el doctorado y un breve discurso entre El Juli y el recién alternativado, estalló una tremenda ovación por parte del respetable. Jorge, mostrando verdad, quiso fraguar la faena en los medios y le metió mano al de Cuvillo por ambos pitones, aunque los pasajes con más intensidad vinieron por el pitón derecho. El toro, miel sobre hojuelas para estrenarse en el escalafón superior, aunque le faltó remate en los finales para que el toricantano redondease la obra. Uno de pecho con la izquierda sacando al toro por la hombrera contraria, fue la eclosión final de la faena. Estocada caída.

Recuperando el orden de antigüedad, Isiegas cerró plaza con un sexto que no hizo cosas esperanzadoras de salida. En el peto, hizo una pelea engañosa y le dieron tela marinera. Tras el tercio de banderillas, y con el toro entre dos aguas, todo quedaba en manos del recién alternativado. El de Cuvillo, nunca estuvo metido en la muleta y entraba al cite sin más. Enseguida, bajó la persiana y Jorge sólo pudo mostrar sus formas, no escatimando en esfuerzos por orquestar faena. Esfuerzos nulos en lo artístico, pero reconocidos por el respetable. Estocada baja.

El segundo, un zambombo 644 kilos, con mucha movilidad en los primeros tercios. Tras la devolución de trastos al padrino de alternativa por parte de Isiegas, Julián brindó al respetable al ver cualidades en el toro de Cuvillo. El torero, no le apretó en exceso al toro en el último tercio, que sin ser malo, enseguida fue acortando el recorrido. Las primeras tandas de trasteo, fueron las de más calado en el tendido, el resto, fue un querer y poder entre toro y torero, teniendo que acortar las distancias. Pinchazo y estocada.

El cuarto, fue basto en sus embestidas en en saludo capotero de Julián. Tras el paso por el caballo, el toro mostró mejor condición durante la lidia, pero también evidenció que no le sobrarían las fuerzas. El torero, tuvo que tirar del toro jugando con las medias alturas durante el último tercio en todo momento, pues si le bajaba la mano, el toro se desplomaba. Un par de tandas con la diestra y nada más. El Juli evidentemente, abrevió de manera inteligente al no ver posibilidades. Pinchazo

El tercero, salió suelto en el saludo capotero de Ureña, y de igual manera, buscó la huida al sentir la puya. En banderillas al sentir los arpones, terminó de mostrar su condición…Tras el brindis del lorquino, este le citó de largo por estatuarios, y el manso con esa chispa de emoción respondió al envite. Paco le cogió bien el pulso a las embestidas rebrincadas pero con emoción del toro de Cuvillo, y enseguida vino el delirio por parte del respetable en los tendidos. Ureña, lo cuajó por ambos pitones, sin excederse en demasía en el minutero, pues empuñó la espada de verdad cuando vio que el toro iba perdiendo fuelle. El cierre de la obra fue al natural con la derecha. Estocada casi entera algo desprendida.

El quinto de la tarde, escuchó palmas de tango por su escasez de fuerzas, aunque en su contra, mostró nobleza en los capotes. Fue simplemente señalado durante el tercio de varas, en banderillas, los capotazos fueron contados y sin forzar. Ureña tuvo que cuidar las embestidas del toro de Cuvillo para no tirarlo al suelo, y jugando con las medias alturas, fue capaz de meterlo en cierto modo en la muleta toreando con la diestra. Las cotas más altas llegaron en una tanda al natural, pero…Demasiado poco tenía el toro para lo mucho que le sacó el torero. La faena tuvo más emoción por la exposición y expresión de Paco. Estocada y golpe de descabello

FICHA DEL FESTEJO:

Plaza de toros de Zaragoza. Lleno. Toros de Núñez del Cuvillo de juego desigual, y llegando sin fuelle al último tercio en líneas generales, excepto el tercero que fue un manso encastado.

El Juli. Ovación con saludos y silencio

Paco Ureña. Oreja y ovación con saludos

Jorge Isiegas. Oreja y ovación con saludos desde el tercio