Con poco más de media entrada y casi 10 minutos de retraso sobre la hora inicial, comenzaba el último festejo de la feria de San Lucas de Jaén y de la temporada taurina española. Una corrida de Núñez del Cuvillo que sacó casta y nobleza, donde Pablo Aguado se encontró el peor lote, con un tercero descastado y un sexto todo lo contrario. Cayetano tiró de oficio y clase para lidiar a su lote, y un Emilio de Justo que toreó a placer, con una faena al quinto magistral, cortando las dos orejas de Esparraguero.

Cayetano Rivera recibía a Fundador, jabonero de Cuvillo, con una larga cambiada de rodillas. Tenía poco recorrido el primero de la tarde, y Cayetano inició su faena, tras brindar desde los medios, pegado a tablas, con doblones de rodilla en tierra. Dio una tanda de naturales finalizados con un molinete y un pase de pecho que hizo que la música comenzara a sonar. Por la izquierda se movía mucho más e iba mucho más largo. Se gustaba Cayetano con un afarolado. Rompió Fundador, que humillaba y se desplazaba tras la muleta del sevillano, que le dio trincherazos y alguna trincherilla mirando al tendido. Antes de coger el estoque se echó de nuevo de rodillas para dar una tanda de molinetes, y acabar por ayudados por arriba. Mató de estocada entera en el sitio. Oreja tras aviso.

Pregonito salió en segundo lugar, bizco, ojo perdiz y con menos fijeza que el primero. Emilio de Justo lo paró, tras dar varias vueltas, con unas verónicas hundiendo la barbilla y bajandole las manos. Se quedó algo desorientado tras pasar por el caballo, y quitó por chicuelinas y una media de categoría. Brindó a Vicente Amigo, y comenzó en los medios con derechazos con la rodilla flexionada, y terminando con un trincherazos. Una segunda tanda de derechazos lentos, ajustados, pasándolo por la cintura. La tercera fue similar sobre el plato de la plaza. Por el pitón izquierdo se movía menos y miraba más, se paraba a mitad del pase, dejando una trincherilla de cartel. Volvió a la derecha cuando se apagaba el de Núñez. Emilio de Justo mató de estoconazo tras pinchazo, y después de dejar muletazos de auténtica torería. Oreja.

Saltó Currillo en tercer lugar tras correr turno Pablo Aguado, que no se empleó en banderillas ni el caballo. Sin lucimiento en el recibo, con la muleta comenzó su faena por doblones, ante un tercero bis que no se movía nada. Lo intentaba Pablo por el derecho y sobre la raya del tercio. Cómo lo entendió el sevillano, llevándolo muy corto y despacio, sin que hubiese atisbo de poder mejorar la faena. Hizo toda la faena cercano a tablas, pero Currillo no permitía que Jaén disfrutase del arte que desprende el torero revelación de la temporada. Mató de estocada caída tras pinchazo y descabello.

Gavilán salió pronto y encelado al capote de Cayetano, que lo llevó al caballo por chicuelinas ajustadas. Rivera brindó este último toro de su temporada europea a su cuadrilla, e inició la faena sentado en el estribo, y con un natural desmayado. La segunda tanda fue de derechazos, y pareció despertar la bravura de Gavilán, que hizo que Cayetano estuviese algo atropellado, con una media embestida, sin humillar, y en los medios. Finalizó la faena con una tanda muy estática frente a la puerta de la enfermería, echándose a tierra y tirando la muleta, dejando un desplante. Estocada y oreja tras fuerte petición.

Con un ramillete de verónicas a pies juntos paró Emilio de Justo a Esparraguero, el quinto de la tarde, al que llevó hasta el caballo con chicuelinas al paso. Tenía fondo, recorrido y temple este quinto, y De Justo sabía que podía vaciarse con él. La primera tanda levantó al respetable del frío hormigón. En la segunda empezó a rebrincar un poco más. Se gustaba el extremeño, y calaba en los tendidos. Toreando de frente, cruzado, llevándolo largo y con mucha templanza cuajó la faena por la derecha. Se ajustó tanto que lo arrolló con los cuartos traseros, levantandolo y dejando momentos de tensión pero sin mayor problema. Se quedaba corto en cada pase y Emilio de Justo entendió que era el momento de irse a por el estoque. Se tragó una nueva tanda de derechazos al natural Esparraguero, y mató de estoconazo hasta la bola. Faena de dos orejas.

Tras el apoteosis de Emilio de Justo saltó Berlanguillo, primer sobrero tras correr turno en el tercero, para Pablo Aguado, que lo recibió con verónicas, chicuelina y una media. Por doblones comenzó ante un sexto con poca fuerza. Se quitaba las zapatillas el sevillano y toreana a media altura, mientras Berlanguillo tiraba derrotes en cada pase. Con su clásico cambió de mano metió a la más de media entrada en la faena, mientras seguía tirando derechazos. Faena plástica de Aguado deslucida por los cabezazos que daba el sobrero. Por el pitón izquierdo parecía tener más recorrido pero tampoco andaba boyante. Le faltó acople y temple a la última faena de la feria de San Lucas, lo cual llegó en las dos últimas tandas. Mató tras dos pinchazos y descabello.

Plaza de toros de Jaén. Feria de San Lucas. Algo más de media entrada.

Toros de Núñez del Cuvillo, bien de presentación, con casta y nobleza, excepto el tercero, para

Cayetano Rivera (celeste y azabache), oreja tras aviso y oreja tras petición.

Emilio de Justo (catafalco y oro), oreja y dos orejas.

Pablo Aguado (verde oliva y oro), ovación y ovación.

Francisco Urbano / @franurvargas