El Teatro Olympia acogió la gran Gala de entrega de los Trofeos Taurinos del programa de Radio Intereconomía, “Toros con El Soro”. Entre los premiados Jesús Duque – como triunfador de la Feria de Julio tras salir a hombros por la puerta grande – que recogió el premio y se lo dedicó a su madre recientemente fallecida.

El diestro de Requena echa la vista atrás y recuerda como afrontaba esa tarde «Fue una vuelta soñada después de estos años sin pisar mi tierra, iba con mucha responsabilidad para triunfar sí o sí, para seguir sumando y dar otro toque de atención. Quería que la gente viera que durante este tiempo he ido creciendo en mi profesión, que he ido madurando en mi toreo y cogiendo poso».

Un triunfo que ahora disfruta y recuerda como fueron los días previos al 26 de julio «Fueron días intensos y de mucha preparación, muchas noches en vela soñando en que llegara ese día tan especial, ansiaba con volver a mi plaza, con volver a triunfar en un coso tan importante y en una feria tan señalada».

Disposición y entrega, dos de las claves del triunfo «Fue una tarde bonita, una tarde que iba acartelado con dos toreros de la tierra, un cartel bonito para Valencia. Fue una tarde en la que no valía despiste alguno, estuve muy centrado, con las ideas muy claras. Sabía a lo que iba y lo que tenía que hacer. Ante todo se vio a un torero dispuesto, y eso, conecta enseguida con el público. Vieron a un torero joven y con ganas, cuando yo me entregué, la gente se entregó conmigo y fue precioso».

Un triunfo frente a reses del El Parralejo con un lote de muy distinta condición para una premisa clara  «Pues sí, era una tarde importante en la que tenía que llegar el triunfo, cortar las orejas para salir a hombros. Se vio a un toreo dispuesto y entregado, por momentos toreando mejor y en otros momentos tocando otros palos para gustar también y dejar claro que toreo poco pero quiero abrirme camino».

Un triunfo y una puerta grande que deben ser aval para 2020 «La verdad es que sí. Son apenas veinte tardes las que llevo como matador de toros y dentro de ellas tengo tres puertas grandes en una plaza de primera categoría y de la importancia que es Valencia. Es un currículo bastante bueno para lo poco que he toreado, y creo que me merezco estar bien acartelado en la próxima feria de fallas».