Una vez finalizada la temporada, comienza el baile en las cuadrillas. Cambios de apoderados, toreros de plata que pasan a formar parte de otra cuadrilla e incluso hombres de confianza que separan sus caminos del matador al que han acompañado durante un tiempo.

Son precisamente estos, los mozos de espadas, la figura de la cuadrilla más desconocida por su falta de protagonismo público, no así por su importancia, ya que es la persona que da confianza, apoyo y devoción incondicionalmente a su maestro.

Tras seis años junto al matador Morenito de Aranda, el mozo de espadas albaceteño, Raúl Felipe, queda libre para la siguiente temporada.

Durante estos seis años, Raúl Felipe, ha acompañado a su matador de forma muy profesional en sus mejores tardes, e incluso fue testigo de la fatal cogida de Víctor Barrio, que en aquella fatídica tarde compartía cartel con su cuadrilla. Raúl, ha sido ponente en varias conferencias, en las que ha hablado sobre el papel silencioso de los mozos de espada y la importancia que tienen para los toreros a los que acompañan.

Ahora este joven albaceteño queda libre, por lo que busca cuadrilla a la que incorporarse. Su profesionalidad y dedicación están más que demostrados, así que le deseamos suerte para la siguiente temporada y esperamos que lo veamos en los ruedos españoles acompañando a una gran figura.