Alejandro Talavante ya tiene tres tardes en firmadas en Madrid en plena feria de San Isidro.

El torero extremeño Alejandro Talavante ya tiene tres tardes en firmadas en Madrid en plena feria de San Isidro bajo el consentimiento de Simón Casas, pero…¿Realemente es lo justo por mucho que nos apetezca verlo?

Nosotros, anunciamos aquí en La Tierra del Toro el pasado 5 de enero, la reaparición Talavante en Arlés (Francia) el día 11 de abril mano a mano con el francés Juan Leal en su Feria de Pascua, y ahora vemos su nombre reflejado en una de las fechas más señaladas en el calendario taurino, sobre todo en El Coso del Baratillo. Alejandro entra el Domingo de Resurrección junto con Morante de la Puebla y Roca Rey. El cartel es de lo más atractivo pero no es lo justo. En el puesto del extremeño sería de ley que hubiera entrado el sevillano Pablo Aguado. A parte, tiene otras dos tardes más en Sevilla…

Yendo al grano, Madrid, plena Feria de San Isidro, y el primer nombre con tres tardes encima de la mesa. Lo ganado en el ruedo, debe de ser devuelto en ese mismo ruedo y al año siguiente. Y efectivamente, Talavante no es un torero más, apetece verle, y en su zurda tiene un trazo que le distingue de la vulgaridad. Él lo sabe, y nosotros lo sabemos. Pero, no, en Madrid tampoco es lo justo, y más cuando el año pasado, estuvo retirado de los ruedos y en consecuencia su ausencia en el ciclo isidril. Quizá dos tardes hubieran sido suficientes. Pero por otro lado, también es de agradecer que no le vuelva la espalda a los grandes compromisos. (Independientemente de la ganadería) Madrid y Sevilla, o Sevilla y Madrid por orden en el calendario de ferias, son dos puntales de la temporada.

Por otro lado, y no me cabe la menor duda, el extremeño vendrá con aires renovados, quizá  también con más poso y la cabeza bastante más despejada, aunque no siempre lo más deseado, y siendo objetivo conmigo mismo, sea lo más justo. Es una contradicción entre lo que pienso y lo que quiero, pero el toreo debe tener y conservar unos valores.

Simón, estará a gusto. Ya está haciendo que se hable de la Feria de San Isidro en pleno mes de febrero. En esto el francés es divino de la muerte. Ostenta el título de innovador y novedoso, pero una vez más, no todo vale. Pues no es lo mismo innovar, que saltarse los valores del toreo a la torera. ¿Casas quiere garantizar el «No hay billetes» y crear expectación previa al ciclo isidril 2020? Lo tiene fácil, ni bombo, ni leches. Una feria con 10 carteles fuertes y rematados en su totalidad teniendo la flor y la nata del escalafón, otros 10 que gocen de gran atractivo con las figuras dando entrada a los toreros que están despuntando, otros 4 o 5 de oportunidad, y con las 3 novilladas y los festejos de rejones, ya tiene el expediente cubierto. Está claro que 10 carteles fuertes y rematados en su totalidad, no es moco de pavo, pero todo es saber negociar en los despachos, y al torero darle lo que le pertenece.