La tauromaquia no pasa por uno de sus mejores momentos, y no hablo por la situación actual del país. Son secuelas que ya viene arrastrando el sector taurino tras la crisis del 2008, propaganda antitaurina financiada por colectivos, y por políticos con brazos de madera. ¡Ah! Más la división interna dentro del sector. El descenso del número de festejos del año 2007 hasta 2019, sin entrar en cifras ni estadísticas, es notable.

Pero yendo al presente, al día de hoy, a la más pura y dura actualidad y realidad, tenemos un país totalmente parado por la crisis del coronavirus, acentuada por a mala gestión en la misma de Pedro Sánchez (Sin ser el Presidente del Gobierno el responsable de la pandemia, lo es en una propagación más rápida y sus demoledoras consecuencias) Pero efectivamente, yendo al presente, lo primero es salvar vidas, y reanimar al enfermo, España. Luego todo lo demás, vendrá. Pero obviamente, no nos podemos olvidar de la economía, y el sector taurino. Pero da la casualidad, de que parte de la economía de España, depende del sector taurino por la cantidad de dinero que genera al año. Y en esta ocasión, seré contundente. Del IVA del sector taurino, se benefician las arcas del estado. España directa o indirectamente, depende de muchos sectores. Uno de ellos, el nuestro.

Pero todavía queda más. Por posicionamiento de espectáculos, los toros están por debajo del fútbol, pero por encima del cine y el teatro. En otras palabras, en España el mundo del toro es el segundo espectáculo de masas y genera ocho veces más de IVA que la industria cinematográfica. Con todas y con esas, la industria del cine percibe de subvención de 100.000  euros, y el sector taurino 65.000. De esos 65.000, 35.000 fueron para La Fundación Toro de Lidia, y los otros 30.000 fueron concedidos al Foro de Promoción, Defensa y Debate de las Novilladas por el Premio Nacional de Tauromaquia que concede el Ministerio de Cultura y Deporte en su edición correspondiente a la temporada 2019.

Ahora bien, la pregunta del millón ¿Cual será el presupuesto de Cultura para el rescate del sector taurino por la crisis sanitaria y económica sin precedentes que estamos viviendo?

Hace escasos días, el Ministro de Cultura y Deporte, don José Manuel Rodríguez Uribes, se puso en contacto con la Fundación del Toro de Lidia para comunicar la situación de la tauromaquia dentro de las industrias culturales, tras la aprobación del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declaró el estado de alarma. ¿Y?

En resumidas cuentas. Ojalá las gestiones para el rescate del sector taurino, sean fructíferas, pues dudo mucho, que con casi un mes de confinamiento, un país paralizado, y medidas a medias tintas de Pedro Sánchez bajo el factor sorpresa de la improvisación, más un escenario cambiante por días y medias verdades, podamos tener toros en septiembre. Y estoy totalmente de acuerdo en una cosa. Lo primero, es salvar vidas y proteger al personal sanitario y Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Pero no nos podemos olvidar de la economía, y el toro forma parte de ella.