No hace mucho, justamente hace dos años, el 16 de mayo de 2018. Pero es de esas tardes para el recuerdo por su conjunto en líneas generales, que quedaran en la retina de los aficionados. El cartel de «No hay billetes» en la plaza de toros de Las Ventas, era de esperar.

Ferrera cortó una oreja de su primero, Manzanares del quinto y Talavante del tercero, de un muy interesante encierro de Cuvillo.  Una vez más los aceros, no jugaron en beneficio de los toreros, de ser así, el resultado numérico hubiera sido otro. El artístico, ahí queda.

En una tarde de toros, caben muchas emociones. Tantas como aficionados entren en una plaza. Sentimientos encontrados… Pero la mejor sensación, es saber que has visto un espectáculo en vivo, único e irrepetible y sin guión establecido, con tres toreros con la capacidad cada uno con su concepto, de crear arte desde lo más profundo del alma, abandonando por momentos el cuerpo. El 16 de mayo de 2018, sucedió en pleno ciclo isidril.