El 17 de mayo de 2018, nos tragamos una infumable corrida de Juan Pedro Domecq, pero el tercero de la tarde, «Ombú» un jabonero de hechuras perfectas para el torero, cayó en manos de Luis David. El mediano de la saga Adame, estructuró una faena sentida y de corazón realizando el toreo fundamental por ambos pitones. Sin tirones, sin brusquedades, sin obligar al toro…Pero algo faltó para redondear la faena. Tras una estocada, la oreja del jabonero fue a la manos del mexicano.

Gran toro de Juan Pedro este «Ombú, dentro de una corrida sin opciones. Finito y Román pasaron de puntillas al no tener materia prima.

Esa tarde, el respetable de Las Ventas, esperaba con cierta expectación las actuaciones de Finito y Román. Casualmente, la predisposición con Luis David no era la misma. Con todas y con esas, y al margen de la oreja, fue el torero que puntuó artísticamente al tener en sus manos al mejor toro del encierro. Un toro bravo al cual recordaremos.