Hace un año, el 18 de mayo de 2019, el torero sevillano Pablo Aguado se trajo, el silencio de La Maestranza a Las Ventas. Una faena inolvidable malograda con la espada. Era de dos orejas y puerta grande sin duda alguna. El respetable, enmudeció ante la obra cincelada con el sexto de Montalvo. «Tapado» de nombre.

La armonía, suavidad y excelsa calidad de Aguado toreando, suplieron las sosas envestidas de un toro que en otras manos, no hubiera dicho nada. Y no dijo nada el de Montalvo. Todo, fue obra del torero.

Pablo Aguado y Tapado de Montalvo, Madrid 2019.

Pablo Aguado lidiando a Tapado de Montalvo,Feria de San Isidro – Madrid 2019. Saludos.

Gepostet von Faenas Memorables am Montag, 20. Mai 2019

Esa tarde, Aguado compartió cartel con Ginés Marín y con Luis David. ¿Cómo sería lo acontecido en el sexto que todos recordamos la faena de Aguado y no la oreja de Marín cortada en el primero?