El 21 de mayo de 1991, César Rincón, abre por primera vez la puerta grande de la plaza de toros de Las Ventas con un toro de la emblemática ganadería de Baltasar Ibán. «Santanerito»  segundo de su lote, al que le corta las dos orejas.

Esta sería la primera puerta grande de las seis de César Rincón, en la plaza de toros de Las Ventas. La segunda vendría justo al día siguiente con un toro de Murteira.

Esa tarde, la del 21 de mayo de 1991, compartió cartel con Curro Vázquez y ‘Armillita Chico’ Comenzaba sin darse cuenta, el idilio entre el torero colombiano y el respetable de Madrid.