El 22 de mayo de 2013, Fandiño cortaba una oreja de muchísimo peso, y al mismo tiempo resultaba herido de gravedad en Las Ventas. 

Ese día, el torero de Orduña, de nuevo hizo un alarde de valor ante el sexto de la tarde, «Grosella» de Parladé. El toro tuvo motor y transmisión, algo fundamental para poner el termómetro al rojo vivo en Las Ventas. Lo cuajó pegado a las tablas por el viento, y en el primer intento, falló con la espada, y fue en la segunda ocasión cuando enterró el acero, mientras sufría una herida de 25 centímetros en el muslo derecho. No pudo pasear la oreja, pero la faena queda ahí.

Esa tarde Iván Fandiño, compartió cartel con dos sevillanos. Manuel Jesús El Cid, y Daniel Luque.