El 27 de mayo de 2017, el torero mexicano Joselito Adame, entró a matar sin muleta en el toro que se lidió en último lugar y que correspondía a Francisco José Espada, quien sufrió una fuerte conmoción en el toro de su confirmación. Paseó una oreja de peso.

Previamente, Adame, estructuró una faena basada con la diestra, que llegó al tendido. Cerró con bernadinas, y sabiendo que tenía la oreja en el bolsillo, se tiró a matar sin muleta en un acto de heroicidad.

Esa tarde se lidiaron toros de El Torero. Ginés Marín pasó de puntillas toda la tarde y escuchó silencio en ambos.